Archivo de Público
Domingo, 13 de Marzo de 2011

La reforma de la negociación colectiva encalla a una semana del plazo fijado

EFE ·13/03/2011 - 13:05h

EFE - Una de las reuniones de la Comisión de Seguimiento del acuerdo para el empleo y la negociación colectiva 2010-2012. EFE/Archivo

Patronal y sindicatos parecen estar todavía lejos de cerrar un acuerdo para el nuevo sistema de negociación colectiva, ya que apenas hay puntos en común en las cuestiones fundamentales de la reforma y sólo queda una semana para que expire el plazo legal para su consecución.

Aunque el próximo 19 de marzo termina el periodo de negociación, según lo establecido en la reforma laboral, el Gobierno ya ha dicho que será flexible en los plazos, aunque tampoco quiere que se alargue indefinidamente.

Además, sindicatos y empresarios dan por descontado que las negociaciones se prolongarán más allá del próximo sábado.

Sindicatos y patronal siempre han dicho que no contemplaban un escenario diferente al del acuerdo, pero a tenor de los documentos que se están intercambiando en la mesa negociadora ambas partes parecen mantenerse en una postura de máximos.

Entre otras cosas, la CEOE quiere que las empresas tengan vía libre para aplicar medidas temporales de flexibilidad interna y sólo pactar con la representación de los trabajadores las de carácter permanente.

CCOO y UGT son favorables a la flexibilidad interna, pero siempre que los representantes sindicales puedan participar en los planes estratégicos empresariales y no se produzca una merma de los derechos de los trabajadores.

Asimismo, la patronal apuesta por limitar la llamada ultraactividad, por la que sigue vigente un convenio caducado en tanto no se pacta uno nuevo, ya que entiende que es incompatible con la renovación de los convenios colectivos.

Los sindicatos rechazan esta posibilidad porque supondría una desregulación en la determinación de las condiciones de trabajo y tampoco creen que sirva para garantizar la renovación de los contenidos de un convenio colectivo.

Respecto a la estructura de la negociación colectiva también existen diferencias evidentes, puesto que CCOO y UGT quieren que se estructure en torno a los convenios sectoriales estatales o autonómicos.

La CEOE aboga por la descentralización y por dar mayor protagonismo al convenio de empresa, de forma que se pueda dejar de aplicar lo establecido en convenios de ámbito superior sin limitaciones.

No obstante, esta propuesta ha generado disensiones entre los propios empresarios, ya que hay organizaciones como la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (Confemetal) que no son partidarias de dar tanto protagonismo al convenio de empresa, que piensa que debería reservarse sólo a las compañías con "masa suficiente".

Por el contrario, en Confemetal son partidarios de la estructura sectorial estatal o provincial, además de por la existencia convenios subsectoriales.

De la marcha de las negociaciones la CEOE informará al Comité Ejecutivo y a la Junta Directiva en su reunión del próximo miércoles.

Así las cosas, la próxima semana es clave para desatascar la situación y buscar puntos de acuerdo que permitan una reforma pactada y eviten que el Gobierno legisle de forma unilateral.

En las conversaciones entre los interlocutores sociales también ha interferido la polémica en torno a la propuesta del Gobierno alemán de ligar los salarios a la productividad como forma de aumentar la competitividad europea.

El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha sumado a la tesis alemana al considerar necesario eliminar las rigideces de las economías domésticas europeas para ganar competitividad, lo que entiende que implica "alinear salarios y productividad".