Archivo de Público
Sábado, 12 de Marzo de 2011

Japón eleva a 100.000 los militares que ayudan a las víctimas del seísmo

EFE ·12/03/2011 - 17:39h

EFE - Vecinos formando fila para comprar comida en una tienda hoy en Oarai, en la prefectura de Ibaraki (Japón).

El Gobierno de Japón duplicará hasta 100.000 el número de militares desplegados en las zonas devastadas por el terremoto de 8,8 grados de magnitud en la escala Richter que el viernes sacudió el noreste del país, informa la agencia de noticias Kyodo.

Un total de 50.000 soldados adicionales serán enviados en las próximas horas para ayudar en las tareas de rescate en una amplia franja de la costa oriental, golpeada por el fuerte seísmo y el devastador tsunami del viernes, que arrastró todo a su paso.

El primer ministro japonés, Naoto Kan, había anunciado ayer que serían 50.000 los efectivos militares que participarán en el operativo pero hoy decidió duplicar su número.

En la operación de rescate también participan 25 buques de las Fuerzas de Autodefensa Marítima (Armada), que buscan a los desaparecidos en alta mar.

Tanto la base área militar como el aeropuerto civil de la provincia nororiental de Miyagi permanecen inundados desde la ola gigante de diez metros de altura que arrasó el viernes la zona.

Ante esta situación, los helicópteros japoneses utilizarán de lanzadera improvisada el portaaviones estadounidense Ronald Reagan, flanqueado por dos destructores y enviado por EEUU, que ha puesto en alerta a toda la VII Flota en el Pacífico Oriental, según la cadena de televisión NHK.

El tsunami empeoró la destrucción causada por el terremoto, se llevó por delante localidades costeras enteras en la costa nororiental y fue "mucho peor de lo esperado", según las autoridades niponas.

El último cómputo oficial habla de 687 muertos y 650 desaparecidos por la catástrofe, pero los medios locales los incrementan hasta más de 1.800.

Las tareas de rescate coordinadas por los militares se están viendo dificultadas por las constantes réplicas del terremoto, además de las carreteras agrietadas e inundadas por el maremoto.