Archivo de Público
Domingo, 13 de Marzo de 2011

Fukushima sufre el accidente nuclear más grave desde Chernóbil

El tsunami dañó el circuito de refrigeración y puso en peligro el reactor

J. S. ·13/03/2011 - 08:00h

La gravísima avería sufrida por el reactor 1 de la central nuclear de Fukushima Daiichi convierten este accidente en el peor registrado desde el incendio de la planta ucraniana de Chernóbil en 1986. La estabilidad del núcleo de la central de Fukushima, muy similar a la de Garoña (Burgos), estuvo en peligro durante varias horas debido al fallo del circuito de refrigeración.

La avería generó una emisión de agentes radiactivos al exterior, todavía por cuantificar, pero de consecuencias limitadas a un alcance local. Un impacto mucho menor, de momento, del que supuso el accidente de la central soviética. Pero la situación se complicó más tarde con una explosión que se produjo fuera del reactor y que dañó su estructura interna.

Una explosión daña la carcasa exterior, pero no afecta al reactor

El viernes, tras el temblor, la central nuclear de Fukushima como todas las demás de Japón dejó de funcionar automáticamente, tal y como está previsto para estas circunstancias. Pero después el tsunami causado por el seísmo inutilizó los generadores de emergencia que impulsaban el bombeo del agua fría que mantiene refrigerado el reactor. Aunque la central esté apagada, el calor que sigue emitiendo es de tal magnitud que si no se enfría puede provocar la fusión del núcleo, el peor de los escenarios posibles.

Mientras los responsables de la central trataban de recuperar la alimentación eléctrica, la presión dentro de la vasija del reactor comenzó a aumentar, lo que obligó a liberar vapor de su interior, como la válvula de una olla a presión. Esta labor se realizó varias veces a lo largo de la noche del viernes y la mañana del sábado, lo que hizo que aumentaran los niveles de radiación en el exterior de la central al liberarse gases. Estos niveles nunca llegaron a ser realmente nocivos para la población, según la Agencia Japonesa de Seguridad Nuclear (NISA).

Pero a las 15.36 horas en Japón, se produjo una explosión en el exterior del reactor, al parecer por la reacción del oxígeno con el hidrógeno usado para refrigerar el alternador de la central. La deflagración causó cuatro heridos.

Se está bombeando agua de mar para conseguir enfriar el núcleo

Varios días para enfriar

El portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, reconoció entonces que la carcasa exterior del reactor había sufrido daños, pero la vasija que recubre el núcleo resistió intacta. Los operarios de la central peleaban entonces por mantener refrigerado el núcleo inyectando agua de mar a través de circuitos de emergencia, una labor que puede llevar varios días hasta que se enfríe por completo. Un trabajador de la central recibió en un solo día una radiactividad superior al límite legal de exposición permitido para cinco años.

Provisionalmente, se ha clasificado este incidente como de nivel 4 en la Escala Internacional de Eventos Nucleares por sus consecuencias locales. El accidente de la central de Chernóbil, el mayor de la historia, alcanzó un nivel 7.