Archivo de Público
Sábado, 12 de Marzo de 2011

La cúpula militar de ETA guardaba numeroso material electrónico

Los presuntos etarras guardaban además dinero en efectivo, ropa de montaña, sacos de dormir, picos, palas y material de acampada

AGENCIAS ·12/03/2011 - 16:49h

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Alejandro Zobaran, Mikel Oroz, Urco Labaca e Ivan Saez de Jauregui.

La policía científica y técnica francesa ha terminado el registro de la vivienda de Willencourt en la que el pasado jueves fueron detenidos cuatro presuntos miembros de la organización terrorista ETA, entre ellos, los supuestos responsables del aparato militar, Alejandro Zobaran, Xarla , y Mikel Oroz, Peru.

Según ha informado el Ministerio del Interior, dentro del chalet, que había sido alquilado por uno de los detenidos con documentación española el día 21 de febrero hasta el 14 de marzo, se han intervenido dos revólveres calibre 357 magnum, con su munición correspondiente.

Además, se han incautado varios documentos de identidad españoles, dinero en efectivo, ordenadores portátiles, discos duros, lápices de memoria, cables eléctricos y material electrónico, así como ropa de montaña, sacos de dormir, picos, palas y material de acampada.

La Policía se ha incautado de varios documentos de identidad españoles

Interior también ha revelado que la localización de los presuntos terroristas se supo después de que la Subdirección Antiterrorista francesa (SDAT) solicitara a la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía la comprobación de la filiación del documento utilizado para el alquiler de la vivienda, que resultó ser falsa, igual que las placas de los dos vehículos franceses que utilizaban.

Actualmente, los cuatro detenidos se encuentran en la comisaría de Amiens (Francia), donde se ha procedido al registro de los dos vehículos intervenidos. Una vez que se culmine el registro, los arrestados serán trasladados a las dependencias de la SDAT en París, para, posteriormente, ser puestos a disposición de la autoridad judicial. A nivel policial, ha apuntado el Ministerio, la operación continúa abierta.