Archivo de Público
Sábado, 12 de Marzo de 2011

Termina el registro policial de la casa de Francia donde se detuvo a los supuestos etarras

EFE ·12/03/2011 - 13:48h

EFE - Varios policías permanecen en la localidad francesa de Willencourt, a unos 50 kilómetros de Amiens, al norte del país, donde este jueves cuatro presuntos miembros de ETA, dos de ellos los actuales responsables de los aparatos militar y logístico de la banda, fueron detenidos por la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Dirección Central de la Policía Judicial, el Servicio Regional de Policía Judicial de Lille y el RAID de la Dirección General de la Policía Nacional, en cooperación con la Policía española.

La policía científica y técnica francesa ha dado por finalizado el registro de la casa en la que se alojaron los cuatro presuntos etarras detenidos el jueves en el norte del país, mientras continúa el resto de su investigación, informaron hoy a EFE fuentes policiales.

La vivienda está ubicada en las proximidades de Willencourt, un pequeño pueblo del departamento de Pas de Calais, y en ella se han hallado varias pistolas, papeles de identidad falsos, ordenadores y documentación en soportes informáticos, además de los dos vehículos que utilizaban, robados y con matrículas dobladas.

Entre los detenidos se encuentran Alejandro Zobaran Arriola, "Xarla", considerado el jefe de los comandos de la banda terrorista, así como Mikel Oroz Torrea, "Peru", del que el Ministerio del Interior español ha indicado que es el responsable de la elaboración y el suministro de explosivos de la organización.

Los otros dos son Urko Labaka Larrea e Iban Sáez de Jauregi Ortigosa, el primero de los cuales, según fuentes españolas, nació en 1986 en la ciudad de San Sebastián (País Vasco), mientras que el segundo nació en 1977 en Cádiz, en el sur de España.

La detención la realizaron el jueves por la noche agentes de la Policía Judicial de Lille y de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) apoyados por el RAID, cuerpo de elite encargado de operaciones especiales.

De acuerdo con el procedimiento habitual, cuando se arresta a presuntos terroristas en Francia la policía tiene cuatro días para profundizar con ellos en sus pesquisas sobre el terreno e interrogarlos.

La última fase de esas 96 horas suele desarrollarse en la sede de la SDAT, a las afueras de la capital, y cumplido ese plazo -o, eventualmente, antes de que finalice- deben ser llevados ante la Justicia francesa, en concreto al Tribunal de París, competente en materia de terrorismo.