Archivo de Público
Sábado, 12 de Marzo de 2011

Sube a 564 la cifra de muertos y a 600 los desaparecidos en el sismo de Japón

EFE ·12/03/2011 - 10:15h

EFE - Un hombre visto a través de una ventana de una casa derrumbada por el maremoto que golpeó ayer la localidad de Iwaki, en la prefectura de Fukushima (Japón) hoy, sábado 12 de marzo de 2011.

La Policía de Japón incrementó hoy a 564 la cifra de fallecidos y situó en unos 600 los desaparecidos por el terremoto de 8,8 grados Richter que sacudió ayer el noreste del país y que fue seguido de un devastador tsunami.

Se trata del recuento oficial, pues medios japoneses como la agencia Kyodo estiman que la cifra final de víctimas superará los 1.600 en al menos nueve provincias niponas.

A las víctimas mortales ya contabilizados por la policía se unirían unas 200 o 300 personas que se ahogaron en Sendai, capital de la provincia de Miyagi, según las autoridades locales.

Además, otros 200 cadáveres habrían sido trasladados a gimnasios en las localidades de Iwanuma y Natori, también en Miyagi.

Según Kyodo, unas 300.000 personas han sido evacuadas en cinco provincias del noreste de Japón, entre ellas más de 46.000 cercanas a una planta nuclear en Fukushima (norte de Tokio) donde esta tarde se produjo una fuerte explosión que hirió a cuatro personas.

El ministro portavoz, Yukio Edano, estimó hoy durante una reunión del comité de emergencia en Tokio que "pensamos que más de mil personas han perdido las vidas" a causa del seísmo, el "mayor desde la era Meiji" a finales del siglo XIX, desde que se registran datos.

El primer ministro, Naoto Kan, informó de que 50.000 militares se dedicarán a las labores de rescate en las provincias afectadas del noreste de Japón.

Unos 190 aviones y 25 barcos ya han sido desplegados para las tareas de búsqueda, en las que EEUU colaborará con sus barcos para el transporte de efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército nipón).

Hay al menos 3.400 edificios destruidos en Japón por el terremoto, que además causó al menos 200 incendios.

En la provincia oriental de Iwate, algunas ciudades fueron prácticamente barridas del mapa por el tsunami provocado por el seísmo, con olas de hasta diez metros de altura.

Más de 5,5 millones de viviendas japonesas se quedaron sin electricidad tras el seísmo y otro millón de hogares no tienen agua.

El Gobierno ha pedido a la población que reduzca el gasto de electricidad, pues el suministro podría verse amenazado en ciudades como Tokio debido a que algunos generadores quedaron dañados por el fuerte seísmo de 8,8 grados en la escala abierta de Richter.