Archivo de Público
Sábado, 12 de Marzo de 2011

Farinós: "Un equipo no se hace a base de millones"

Centrocampista del Hércules. Reflexiones de un veterano (32 años) de la Liga

ÁNGEL GARCÍA ·12/03/2011 - 08:00h

ÁNGEL GARCÍA - Farinós, el día de su presentación con el Hercúles. efe

Hace más de cinco años que Javier Farinós no visita (Valencia, 1978) el Santiago Bernabéu. Fue con el Mallorca y encajó una goleada (4-0). "Nunca perdí la esperanza de volver", afirma.

¿Sigue siendo especial medirse al Real Madrid?

Ahora es especial todo. A cierta edad, valoras cosas que antes te pasaban por alto. Valoro mucho los entrenamientos, casi más que los partidos, aunque es cierto que jugar motiva. Cuando empiezas, juegas con estrés y pierdes la posibilidad de hacerlo bien porque estás pendientes de no fallar. Ahora disfruto más, la sensación de tenerlo todo hecho te hace salir a pasarlo bien y a demostrarte que sigues ahí.

¿Qué le queda de rebelde?

Mi rebeldía porque no era tal. Tienes un carácter y es lo que hay. Cuando naces cuadrado no se muere redondo.

Triunfó en el Valencia de Ranieri.

Se juntaron jugadores con muchas ganas de triunfar y en un gran momento de forma. Íbamos todos en la misma línea, con los mismos objetivos, por eso triunfamos.

Ninguno de ustedes repitió éxito en otros equipos.

Nos fuimos por nuestra cuenta, no se volvieron a reunir esas condiciones y dejamos de funcionar igual.

Firmó por el Inter. El club y usted hicieron caja.

Pagaron mucho por mí sin saber si iba a encajar. Es el problema que sigue habiendo: un equipo se hace con el tiempo, no con fichajes millonarios. Mire el Barcelona. Lleva una base trabajada con un tiempo necesario para elaborarlo. Al final, de esa forma, poco a poco, llegan los resultados, no todo de golpe como hace el Madrid. Al Inter le pasaba lo que al Madrid de ahora: se ficha, se ficha y se ficha. Cuando estás en un equipo con pocas aspiraciones, no hay opciones en el mercado en caso de lesión. Y esperas a recuperar al jugador. En un grande, no. Hay que fichar para cubrir el hueco cuanto antes. Y no te lesiones, porque cuando vuelves ya han fichado a dos y te quedas sin sitio. Mire Van der Vaart. No servía para el Madrid y está en un equipo (Tottenham) que acaba de eliminar al Milan y está entre los mejores de Europa. Y él no servía. Lo mismo me pasó a mí. Cuando te recuperas, ya no sirves porque hay otros. Te sientes el último mono.

Cuando se fue del Valencia le tildaron de pesetero.

Eso es demagogia. Este es un trabajo como cualquier otro, con la diferencia de que tienes 10 ó 12 años de carrera y hay que aprovecharlos al máximo. ¿No se iría cualquiera en su trabajo si le pagasen más?

¿Se acomodó?

Nunca. Junto a relajación o desmotivación son mis últimas palabras. Mi mayor castigo lo pasé cuando me quedé sin equipo, con 28 años, tras dejar el Mallorca. Nadie me quería. Y aparecieron directores deportivos que no me habían visto entrenar en la vida diciendo que había perdido el hambre. La gente sólo busca lo moderno, la canción que suena, pero en un equipo hay más gente que el once inicial, gente que trabaja en los entrenamientos, que está detrás.

Y apareció el Hércules, pero en Segunda.

Me dolió pensar que estaba en Segunda cuando me consideraba jugador de Primera. Pero fue sólo al principio. Luego espabilé y pensé en disfrutar.

Le apodan Faridiós.

No digo que no me agrade pero tampoco es para exagerar tanto.

¿Se puede repetir en Madrid el triunfo del Camp Nou?

Es difícil pero hay que intentarlo. Y para eso debemos defendernos con uñas y dientes y jugar con mucha concentración.

¿Ve muchas diferencias entre ambos?

¡Ponemos siempre al Barça tan arriba! Para mí son iguales, idénticos, con tanto potencial en la plantilla que cualquiera de los dos te aburre y te arrasa. La diferencia es que los de Guardiola han tenido tiempo y paciencia para ir dando forma al equipo. Y el Madrid, lo contrario.

Cambió la guitarra por la batería.

Pero la tuve que dejar por la lesión y he vuelto a la guitarra. Siempre música heavy, la que me gusta.