Archivo de Público
Sábado, 12 de Marzo de 2011

BBVA exige un nuevo y urgente plan de reformas para España

Su presidente, Francisco González, asegura que la situación económica actual no es aceptable

V. Z. / M. A. ·12/03/2011 - 00:05h

España ha acometido en los últimos meses varias y profundas reformas de calado. Para el presidente de BBVA, Francisco González, no son en absoluto suficientes. Queda mucho camino por recorrer. Demasiado. Cree que la situación actual de la economía española "no es aceptable" y requiere de un nuevo plan de reformas, un plan estratégico de modernización que ha de acometer el Gobierno de forma inmediata para sacar a España de esta "situación inaceptable".

En la junta de accionistas, celebrada ayer en Bilbao, González aseguró que el drama que está viviendo el país, con el paro (4,7 millones de parados y una tasa de desempleo juvenil del 43%) y la salida de jóvenes al exterior, tiene un "enorme coste social con implicaciones muy graves para el futuro" que todos los partidos, agentes sociales, empresas y ciudadanos deben solucionar. "Hemos de corregir los errores recientes del pasado y reaccionar rápidamente y con decisión", dijo González, para quien la resolución de estos problemas es incluso "más urgente y prioritaria" que la reestructuración del sistema financiero, para la que también pidió rapidez y contundencia.

A juicio del banquero, que ya había pedido con anterioridad un gran pacto nacional, la cifra de necesidades de capital revelada el jueves por el Banco de España (15.152 millones de euros para 12 entidades) demuestra que el sistema en su conjunto es solvente y la situación manejable. Aun así, reclamó a las cajas que completen con rigor y rapidez su reestructuración. Es un proceso, a su juicio, imprescindible para recuperar la confianza en la economía española.

Ayudas

También reclamó que la UE mejore los mecanismos de rescate, amplíe su importe y flexibilice las fórmulas para conceder ayudas. Además, de cara al futuro, exigió que se mejore el Pacto de Crecimiento y Estabilidad, aunque también dejó claro que, pese a la necesidad de acciones conjuntas en la zona del euro, lo primordial es que cada país se mueva para resolver sus problemas "sin esperar ayudas de terceros".

González defendió, además, su gestión al frente del banco e, interrogado por un accionista sobre la diferencia de rentabilidad con Banco Santander, replicó que su estrategia es más prudente y segura. "Este banco no ha corrido ningún riesgo en los últimos diez años", dijo el banquero, como haciendo ver que Emilio Botín sí los había corrido en sus decisiones de compra. Y recurrió a una frase que ya ha utilizado con anterioridad para referirse también a su competidor: "Nosotros nunca nos vamos a jugar el banco. No se puede comparar nuestras acciones con otras sin hacer lo mismo con los riesgos de negocio y reputacionales asumidos".