Archivo de Público
Viernes, 11 de Marzo de 2011

El legado oculto de Alberti, un pintor que escribía poesía

Valladolid acoge una exposición inédita de dibujos y grabados del poeta

PÚBLICO ·11/03/2011 - 22:07h

Una exposición inédita y desconocida de casi un centenar de dibujos, grabados, fotografías y documentos, inaugurada hoy en Valladolid, descubre en el poeta Rafael Alberti (1902-1999) a un "pintor frustrado", su "otra gran pasión" además de la poesía, en palabras de su última mujer, María Asunción Mateo.

"Siempre tuvo una espinita: que nunca se le había considerado como un pintor", ha revelado a Efe Mateo, presidenta de la Fundación Rafael Alberti. El título de la exposición, El Alberti oculto. Diálogo de Venus y Príapo, remite a la temática "fresca, vital y erótica" que siempre caracterizó al espíritu del poeta y que, en su faceta pictórica, trasladó al papel mediante una sucesión de curvas y óculos como metáfora del cuerpo y sexualidad femeninos.

"Si bien es cierto que la poesía le enamoró, nunca dejó de pintar a lo largo de su vida. Incluso durante el exilio en Argentina lo hizo como medio de vida. Pintó en las cosas más peregrinas e insospechadas, como en cortinas, menaje o el capote de paseo de Luis Miguel Dominguín", ha añadido Mateo.

La comisaria de la exposición, María Oropesa, ha ido aún más lejos y ha sentenciado que ALberti "antes que poeta fue pintor. Visualizaba la poesía a través del dibujo y al revés porque son dos ramas de un mismo tronco". Para Oropesa, Rafael Alberti fue "un genio renacentista dentro de la Generación del 27, con creaciones que remiten a Miró y Kandinsky".

Los grabados expuestos están fechados entre los años ochenta y noventa del siglo XX, cuando el autor de Marinero en tierra rondaba los noventa años de edad, lo que a juicio de Oropesa habla de su "frescura y vitalidad".

Amigo de Picasso y Tapies

De su afición por la pintura habla una serie de fotografías colgada en el mismo recinto, la antigua iglesia de la Pasión, donde Alberti comparte momentos con Pablo Picasso, Tapies y Otero, entre otros creadores.

Además de un retrato junto a Fellini cuando estaba exiliado en Roma, también queda patente su veta literaria en fotografías junto a algunos de los autores más importantes del siglo XX, como Mario Benedetti, Miguel Ángel Asturias, Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez o Pedro Salinas.