Archivo de Público
Viernes, 11 de Marzo de 2011

ICV quiere que el Gobierno apoye a Uralde

El director de Equo cree que debe manifestarse ante la desproporción de los cargos

AINHOA IRIBERRI ·11/03/2011 - 21:40h

Juantxo López de Uralde.

La diputada Núria Buenaventura Puig, del grupo parlamentario Esquerra Republicana, Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds, ha formulado este viernes al Gobierno tres preguntas relativas al proceso judicial al que se enfrenta el director de Equo, Juan López de Uralde, por desplegar en diciembre de 2009 una pancarta en la cena de gala ofrecida por la reina de Dinamarca a los líderes mundiales, con motivo de la Cumbre del Clima de Copenhague.

El grupo parlamentario quiere saber si el Gobierno va a dar cobertura legal de algún tipo a López de Uralde, si la diplomacia española ha mantenido contactos con el Gobierno danés respecto a la imputación del activista y, por último, si el poder ejecutivo considera proporcionadas las penas que afrontan los activistas "por una simple manifestación pacífica".

Según explica Buenaventura, esta iniciativa se ha decidido ahora por haberse conocido esta semana los cargos de la Fiscalía danesa hacia Uralde, entonces director ejecutivo de Greenpeace, y los tres ecologistas que le acompañaban. Aunque la diputada no quiso entrar a valorar si el Gobierno español ha actuado bien en este caso, cree que es importante conocer cómo va a actuar a partir de ahora. "Los cargos nos parecen desproporcionados; se piden tres años de cárcel y se ha utilizado una ley que no se usaba desde hacía más de 70 años", subrayó.

Por su parte, López de Uralde ha señalado que la pregunta "es pertinente no sólo por el caso en sí", sino por el impacto que este tiene sobre la libertad de expresión en la Unión Europea. Según explica, el Gobierno español sólo prestó atención a su caso "cuando hubo movilización social" .

Al activista no le preocupa tanto la cobertura legal, "que está asegurada", como que el Ejecutivo adopte un posicionamiento político claro sobre la proporcionalidad de las acusaciones. "Espero que no haya que esperar a la presión social", ha concluido.