Archivo de Público
Viernes, 11 de Marzo de 2011

Estudio asocia la radioterapia cerebral con la infertilidad

Reuters ·11/03/2011 - 15:42h

Por Leigh Krietsch Boerner

La aplicación de dosis bajas de radioterapia en la cabeza para tratar tumores cerebrales u otros cánceres en las niñas interferiría en la fertilidad.

Los médicos ya saben que el uso de dosis más altas destruyen células cerebrales que controlan la producción de óvulos en los ovarios, explicó el oncólogo Daniel Green, del Hospital de Investigación Infantil St. Jude en Memphis.

"No sabíamos que dosis más bajas también pueden afectar la fertilidad", dijo el coautor de un nuevo estudio.

La mayoría de las participantes, de entre 6 y 10 años, tenían leucemia o un tumor cerebral. Otras tenían cánceres en los nódulos linfáticos, los huesos o los músculos. Ninguna niña recibió radioterapia en los ovarios.

El equipo indagó qué sucede con la fertilidad de las niñas cuando la radioterapia alcanza a dos glándulas cercanas del cerebro, la pituitaria y el hipotálamo.

A veces, la leucemia (cáncer de los glóbulos blancos) se trata con radioterapia cerebral cuando las células malignas aparecen en el líquido que rodea la médula y el cerebro.

"La radioterapia fue siempre parte del tratamiento de los tumores cerebrales", aunque los médicos están optando por la quimioterapia más que antes, indicó el doctor Jason Fangusaro, pediatra del Children's Memorial Hospital y de la Escuela de Medicina Feinberg de la Northwestern University, en Chicago, que no participó del estudio.

Fangusaro agregó que este tipo de radioterapia ya no se usa tanto como antes en pacientes con leucemia. Pero dijo que hay "muchas mujeres tratadas hace 10 o 15 años" que podrían tener riesgo de sufrir trastornos de la fertilidad.

Según Green, los médicos ignoran las estadísticas exactas.

El equipo de Green les envió cuestionarios sobre la maternidad a unas 3.600 mujeres que habían tenido cáncer de niñas, entre 1970 y 1986, y a 2.100 de sus hermanas.

Tres de cada 10 sobrevivientes habían tenido por lo menos un embarazo, a diferencia de cinco de cada 10 de sus hermanas, publica la revista Fertility and Sterility. Una diferencia pequeña que podría atribuirse al azar.

El equipo no analizó la cantidad de intentos para concebir. Pero la tasa real de embarazo fue significativamente menor entre algunas de las sobrevivientes y no sólo en las que habían recibido las dosis más altas de radioterapia cerca de las dos glándulas del cerebro.

Las dosis más altas habían superado las 27 unidades de radiación o Grays. Pero la exposición a por lo menos 22 unidades también reducía significativamente la posibilidad de concebir: ese grupo tuvo un tercio menos de embarazos que las que no habían recibido radioterapia.

Una dosis de 22 Grays es 200.000 veces más alta que la radiación de una radiografía de tórax.

La leucemia es el cáncer pediátrico más común. Según la Sociedad de la Leucemia y el Linfoma, en el 2010 se registraron unos 3.300 nuevos casos. Y la población infantil desarrolla de 3.000 a 4.000 nuevos tumores cerebrales por año, indicó Fangusaro.

Cuando las sobrevivientes conciben un bebé, "se considera un embarazo de alto riesgo y ellas deben consultar a un especialista en ovulación" para mantener el embarazo con la terapia hormonal indicada, comentó la pediatra Susan R. Rose, del Hospital de Niños de Cincinnati, en Ohio.

Los avances científicos aumentaron la posibilidad de sobrevivir a los cánceres pediátricos. De modo que una niña sobreviviente podría tener problemas de fertilidad en el futuro, señaló Rose.

"También es posible que si no hubiese recibido radioterapia, no estuviese viva. Es parte de una terapia para salvar vidas", añadió.

FUENTE: Fertility and Sterility, online 3 de marzo del 2011