Archivo de Público
Viernes, 11 de Marzo de 2011

Italia no logra parar su caída

Un equipo menos en Champions para rato

GONZALO CABEZA ·11/03/2011 - 08:20h

Ibrahimovic se lamenta ante el Tottenham. Reuters

El orgullo italiano está herido. El Milan es líder en el Calcio, pero su envejecida plantilla plagada de estrellas díscolas no pudo marcar un gol al Tottenham en 180 minutos. Peor aún fue el caso del Roma, humillado ante un equipo casi desconocido, el Shaktar, que le endosó un 6-2 en la eliminatoria de octavos. El Inter, el tercer transalpino en Liga de Campeones, no tiene fácil mantener vivo el honor italiano. Para defender el título y superar la barrera de octavos tendrá que remontar en Múnich el 0-1 que el Bayern consiguió en San Siro.

Los malos resultados no son casualidad sino un proceso que comenzó hace tiempo. Tanto es así que hace dos semanas Alemania consiguió algo que hace sólo cinco años parecía una quimera: arrebatar al Calcio la tercera plaza en el ranking europeo. Para que Italia mantuviese esa posición privilegiada necesitaba que hace 15 días el Nápoles hubiese eliminado al Villarreal en Liga Europa y el Leverkusen no se plantase en octavos. Las dos monedas salieron cruz. La eliminación del equipo del sur de Italia suponía, además, otra afrenta para el Calcio: tampoco tiene ningún representante vivo en los octavos de la Liga Europa.

Perder la tercera posición en la clasificación de la UEFA no es sólo una cuestión de honra, también tiene consecuencias prácticas. Pase lo que pase ya, a partir de la temporada 2012/2013 Italia sólo tendrá tres representantes en la Liga de Campeones. Los alemanes, que hace cuatro años se encontraban por detrás de Francia en la lista europea, saben desde la semana pasada que tendrán cuatro equipos.

Ya el año pasado estuvo a punto de darse la vuelta a la tortilla. Si el Bayern hubiese vencido la final de Liga de Campeones al Inter, Alemania ya hubiese tenido cuatro representantes en la Liga de Campeones de la próxima temporada. Tendrá que esperar un año más, pero el premio le llega finalmente.

El futuro de Italia es poco halagüeño. Para recuperar esa plaza perdida los equipos que hoy contemplan su ocaso deberán reverdecer sus laureles. Desde que existía la opción de tener cuatro equipos en Champions, Italia siempre había tenido el máximo. Ya no, los tiempos están cambiando.