Archivo de Público
Viernes, 11 de Marzo de 2011

Ecologistas antes que fetichistas

El lector de ebooks lee más de 50 libros al año y se decanta por los géneros

P. C. ·11/03/2011 - 08:00h

Los adolescentes son lectores digitales, tradicionales, pero, sobre todo, ecologistas: en el caso de decantarse por el ebook frente al papel su mayor motivo es que los bosques sufrirán menos en las décadas venideras.

El otro aspecto común entre estos lectores es que suelen leer más de 50 títulos al año. Es decir, casi uno por semana. Y de todo tipo, aunque predomina el género de la fantasía. Al igual que en papel, Harry Potter y El señor de los anillos todavía no han perdido su vigencia en el entorno digital. Como dato interesante destaca la atención que estos lectores voraces suelen darle a los clásicos. Borges y Jane Austen han sido algunos de los autores más citados por los chavales consultados. Entre los géneros tampoco se descalabra el cómic. Los nuevos ereaders y tabletas posibilitan que los colores se conserven nítidos, incluso mucho mejor que en papel, puesto que la tinta nunca se va.

Las niñas, más lectoras

Las chicas son las que se llevan el premio gordo en relación al interés por las nuevas tecnologías y la lectura. El informe que prepara la Fundación Sánchez Ruipérez insiste en que "las niñas son lectoras más intensas y más frecuentes que los niños". El dato se corresponde con las encuestas para la lectura tradicional, en las que las mujeres suelen estar uno o dos puntos por encima de los hombres en actividad lectora.

En relación al tiempo que se dedica a la lectura digital esta todavía combate con la que se realiza en papel. Algunos indican que les cuesta concentrarse con el ereader, por el número de aplicaciones. Otros, sin embargo, desearían que hubiera muchas más para poder hacer una lectura enriquecida. El dispositivo, más que para leer, se utiliza en numerosas ocasiones para juguetear y, si tienen conexión a internet, para acceder a los periódicos y revistas digitales, foros y blogs.

Sobre el precio que tienen los ebooks, los chavales apenas opinan. No son ellos quienes los compran, aunque conocen bien los atajos para dar con precios asequibles, como la web Stanza, de Apple, que ha puesto sus libros en torno a los diez euros.

¿Creen que desaparecerá el papel en el futuro? Después de su experiencia lectora, ellos aseguran que ya no van a dejar de leer libros electrónicos, aunque tampoco matan del todo a la edición tradicional. Como fetiche, como regalo o como pieza de museo, al papel todavía le queda vida para rato.