Archivo de Público
Jueves, 10 de Marzo de 2011

A veces, una "segunda gota" sangre sirve para el test de glucosa

Reuters ·10/03/2011 - 19:59h

Los diabéticos deben lavarse las manos antes de medirse el nivel de azúcar en sangre. Pero, cuando no tienen jabón y agua a mano, serviría la "segunda gota" de sangre, sugirió un nuevo estudio.

Muchos diabéticos tienen que medirse la glucosa a diario para ajustar la dosis de insulina, organizar su comida y controlar la enfermedad. Lo hacen con un pinchazo en la punta de un dedo para colocar una gota de sangre en una tira especial que analiza un monitor de glucosa.

American Diabetes Association y otros grupos recomiendan lavarse y secarse bien las manos y analizar la primera gota de sangre que sale del dedo. Pero no tienen recomendación alguna sobre qué hacer cuando es imposible lavarse las manos.

Para el nuevo estudio, un equipo de Holanda le pidió a 123 diabéticos que se midieran la glucosa en varias condiciones: luego de lavarse bien las manos, sin lavarse las manos, después de manipular una fruta (deja azúcar en los dedos) y después de lavarse los dedos en contacto con la fruta.

Además, los participantes realizaron esas mediciones con distintas presiones del dedo para obtener la gota de sangre. (Las guías no aconsejan apretar el dedo muy fuerte para extraer la sangre porque eso puede alterar los resultados de la medición).

El estudio comprobó que la limpieza de las manos es clave.

A diferencia de lo que sucedió con las mediciones realizadas con las manos limpias, el 11 por ciento de los participantes obtuvo resultados con una diferencia de por lo menos un 10 por ciento al utilizar la primera gota de sangre con las manos sin lavar. Lo mismo ocurrió con el 4 por ciento de los participantes cuando usó la segunda gota de sangre.

A partir de eso, el equipo recomendó que los pacientes se laven y sequen las manos antes de medirse la glucosa y usar la primera gota de sangre. Pero, que si por algún motivo no pueden lavarse las manos, es "aceptable" utilizar la segunda gota después de eliminar la primera.

Y si manipularon frutas o las manos están visiblemente sucias, es indispensable lavarlas bien, según el equipo de Johanna Hortensius, enfermera de Isala Clinics Diabetes Center, de Zwolle, Holanda.

Los autores observaron que, cuando los participantes midieron la glucosa después de manipular fruta sin lavarse las manos, el 88 por ciento obtuvo un resultado por lo menos un 10 por ciento distinto al obtenido con las manos limpias, al menos tras utilizar la primera gota de sangre.

Les fue mejor con la segunda gota, pero el 11 por ciento seguía obteniendo resultados que diferían significativamente de los obtenidos con las manos limpias, publicó el equipo en Diabetes Care.

En cuanto a la presión del dedo para extraer la gota, el equipo comprobó que apretarlo demasiado puede alterar los resultados.

De hecho, el 5-13 por ciento de los participantes obtuvo un resultado significativamente distinto (al obtenido sin apretar el dedo), según el nivel de presión utilizado. Los resultados tendían a ser más bajos cuando los pacientes apretaban el dedo.

Todo esto, según los autores, coincide con el consejo de evitar apretar con firmeza el dedo pinchado.

FUENTE: Diabetes Care, online 2 de febrero del 2011.