Archivo de Público
Jueves, 10 de Marzo de 2011

El PP ve «irrelevante» el tongo electoral en Granada

Fran Grimaldi ·10/03/2011 - 11:39h

“Irrelevante dentro de la gravedad que pueda tener cualquier tipo de falta respecto a la legalidad”. Con estos términos valoró ayer la portavoz del Partido Popular en el Parlamento andaluz, Esperanza Oña, la supuesta alteración del censo electoral en Lanjarón (Granada, 3.861 habitantes) para introducir irregularmente a 119 personas para que votaran al PP en las elecciones municipales de 2007. En el caso están actulmente imputados cuatro miembros del Partido Popular: la parlamentaria andaluza María del Carmen Reyes; el exalcalde y ahora portavoz popular en la corporación José Rubio; la concejala Francisca Gallardo y la por entonces secretaria local Sonia Gutiérrez.
El asunto está en manos del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), al ser Reyes aforada. Consultada por Público sobre el caso en rueda de prensa, Oña respondió que consideraba la pregunta “sectaria” y se limitó a señalar que “el PSOE tiene en Andalucía 70 imputados en las listas” y que hay “millones de euros de fondos públicos que pagamos todos que se han destinado a los bolsillos de afines al partido socialista en un escándalo que va creciendo día a día”. Posteriormente, Oña se disculpó por teléfono por calificar de “sectaria” la pregunta.

Revisión del censo

Acuciado por el escándalo de las falsas prejubilaciones, el PSOE reaccionó ayer exigiendo responsabilidades al PP. Los socialistas granadinos anunciaron que revisarán “todos y cada uno” de los censos electorales para el 22 de mayo cuando se hagan públicos. Incluso el presidente andaluz, José Antonio Griñán, expresó su confianza en que el PP “no oculte datos” y colabore “con la justicia, como hace el PSOE”.


Corrupción electoral

La secretaria del PSOE de Granada, Teresa Jiménez, consideró que este escándalo es un “ejemplo” de cómo los populares granadinos están dispuestos a “saltarse las normas del juego limpio e incluso la legalidad” para alcanzar el poder. Mario Jiménez, portavoz de los socialistas en el Parlamento, también solicitó la dimisión de Reyes por “una compra de votos y una manipulación del censo para intentar ganar mediante un pucherazo, lo que finalmente los ciudadanos no les dieron”.
El coordinador de IU, Diego Valderas, pidió al PP que actúe con “firmeza” porque se trata de un asunto “muy grave” de “corrupción electoral”. “La corrupción no sólo se da cuando alguien mete la mano en la caja, sino cuando alguien comete elementos de clara ilegalidad electoral”, ha advertido el dirigente de IU, quien ha reconocido que no espera que el PP sea capaz de actuar con el “mismo rigor” que demanda ante otros casos. D