Archivo de Público
Jueves, 10 de Marzo de 2011

Rumasa ofreció captar depósitos para Botín

El Santander se negó a esta y otras ofertas de los Ruiz-Mateos

VIRGINIA ZAFRA / ANA FLORES ·10/03/2011 - 01:00h

A la desesperada. La morbosa correspondencia dirigida por la familia Ruiz-Mateos a los principales ejecutivos del Santander incluido su presidente, Emilio Botín muestra cómo los gestores de Nueva Rumasa intentaron que el banco cántabro refinanciase su abultada deuda con ofertas de lo más extravagantes. El banco, como se desprende de la guerra emprendida por los Ruiz-Mateos, se negó a todas y cada una de ellas.

En una de las numerosas misivas fechada el 30 de agosto de 2010, Nueva Rumasa, a través de la firma de asesoría DLA Piper (a la que había contratado para mediar en la venta de activos) se ofrece a captar hasta 82 millones de euros en depósitos para el Santander (30 millones "del banco andorrano Andbank", 12 de "un banco alemán" y hasta 40 millones de Manuel Mendoza, "una persona muy afín a Nueva Rumasa").

Ofreció 82 millones de ahorro ajeno para lograr un crédito de 30 millones al 20%

En uno de los años más complicados en cuanto a liquidez para el sistema financiero español, con una guerra de pasivo entre las entidades iniciada precisamente por el Santander, Nueva Rumasa quiso tener este gesto "para que el banco viera su intención de colaborar en distintas formas como muestra del agradecimiento que se tenía por todo el apoyo prestado". Todo ello a pesar de que "evidentemente estas operaciones no reducen el riesgo de Nueva Rumasa", añade la misiva, dirigida a Javier Peralta, director de Riesgos del Santander.

En agosto de 2010 se cumplían "más de cinco meses" desde que Nueva Rumasa había contratado a DLA Piper "para el asesoramiento jurídico relacionado con la refinanciación de sus deudas con Banco Santander y Banesto". El grupo de Botín ya había advertido semanas antes de que si no se producía una reducción parcial de las cuantiosas deudas acumuladas (330 millones de euros), "antes de septiembre el banco iniciaría las acciones de ejecución que por derecho le corresponden". Pero DLA se ve obligado a informar al Santander de que la cosa no va bien. La venta de Cacaolat y Royne, por ejemplo, no ha logrado materializarse.

Sin la refinanciación, el grupo asegura que se ahoga. DLA ofrece incluso al Santander que Nueva Rumasa pague un 20% anual, un "interés disuasorio" a cambio de una nueva línea de descuento por 30 millones (que no le prestan los inversores que ofrece al Santander) que será utilizada "sólo en circunstancias extremas".

Los 307 empleados de Clesa Madrid pactan un ERE de seis meses

Ya en junio de 2009, cuando los Ruiz-Mateos empiezan a enviar cartas echando en cara a Botín la imposibilidad de comunicarse directamente con él, nueva Rumasa se ofrece a dar "como garantía" o incluso "cancelación parcial o total de las operaciones crediticias en vigor" con el banco, los "Brandys viejísimos de Jerez", que "mientras más añejos más valen".

Cacaolat no se vendió. Ayer los trabajadores conocieron que también se presentará a concurso de acreedores junto con Clesa y Dhul.

ERE en Clesa

Dhul Granada reconoce que debe dos millones a sus trabajadores

Los sindicatos de Clesa Madrid, por su parte, lograron ayer cerrar finalmente un acuerdo de expediente de regulación de empleo temporal (ERE) por seis meses para sus 307 trabajadores que será presentado hoy a la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid.

Además, la dirección de la factoría de Dhul en Granada reconoció la deuda de dos millones que mantiene con los 344 empleados, durante el acto de conciliación en el Sercla, informa Amina Nasser.