Archivo de Público
Jueves, 10 de Marzo de 2011

Una explosión de color para olvidar a los grises

Una muestra recorre la pintura contemporánea española desde la Transición a los años 90

B. G. J. ·10/03/2011 - 08:00h

B. G. J. - Carmen Polo: viuda de Franco', obra de Costus',1978.

"Quizá lo único claro del arte contemporáneo sea su falta de claridad". Ese convencimiento, que saluda al visitante de la exposición Libres para pintar, no es una amenaza. A partir de esa constatación, el Museo del Instituto de Crédito Oficial (Muico) expone su colección de pintura contemporánea española, pero con una clara intención didáctica: "Queremos que la gente pueda comprender un arte que, dado que su lenguaje visual es mucho menos claro, puede resultar complicado", explicaba el miércoles el comisario, Gonzalo Doval.

La exposición, que se inaugura este jueves en la sede del Muico, junto al Congreso de los Diputados en Madrid, se centra en los años ochenta y primeros noventa, aunque no faltan los ejemplos anteriores que ayudan a comprender la evolución: "Son los años de la reacción contra la abstracción", según Doval, en la que, lejos de las obligaciones políticas o estéticas, muerto el franquismo, Eduardo Arroyo, Tàpies, Pérez Villalta o Jaume Plensa prolongan la revolución plástica iniciada por Luis Gordillo y Alfonso Fraile. No faltan, por su importancia y proyección internacional, cuadros de Esteban Vicente y José Guerrero, los dos representantes españoles de la Escuela de Nueva York, o Miquel Barceló, mucho más joven.

"Son años de una pintura volcada en el color, realmente optimistas", según Doval, "en los que se abandona el supuesto oscurantismo de la pintura española". "Un oscurantismo que con las restauración de algunos cuadros de Goya, por ejemplo, se ha visto que no lo era tanto", añadió Doval. En total, 79 obras de 36 artistas recorren las tres plantas de la muestra.

Lo único que tienen en común todos estos pintores es la libertad con la que elegían los temas y su estética (así la obra del duo Costus), por lo que a veces el discurso de la exposición resulta algo amontonado. Para evitar que el público se pierda, e insistiendo en su carácter didáctico, el museo realizará visitas guiadas por la exposición, que podrá verse hasta el próximo 1 de mayo.