Domingo, 13 de Enero de 2008

La crisis inmobiliaria arrastra a las proveedoras del hogar

Fabricantes de baños, instaladores, textil y otros estudian reajustes por la caída de la facturación

GLÒRIA AYUSO ·13/01/2008 - 16:19h

El parón inmobiliario no sólo afectará a inmobiliarias y constructoras. La industria proveedora del hogar engloba a gran número de empresas españolas que ya están sufriendo sus efectos. La gran mayoría de las consultadas por Público han admitido que están estudiando la reorientación de su actividad. Algunas no descartan incluso realizar ajustes de plantilla.

Porcelanosa, dedicada a la fabricación de baldosas, mobiliario de baño y cocinas, con una plantilla de 4.900 trabajadores, disminuirá en 2008 la producción porque no va a tener "el crecimiento esperado" en el mercado español, según un portavoz de la compañía. Los cambios llegan tras un periodo de bonanza. En 2007, Porcelanosa había ampliado su actividad dirigida al mercado nacional hasta el 40% (el 60% se destinaba a exportación). La empresa afrontará la ralentización potenciando de nuevo las ventas al exterior, con el objetivo de que alcancen el 65%. "Actuaremos en mercados que teníamos abandonados porque en España ya teníamos mucho trabajo", señala la empresa.

Recorte de inversiones

Roca, uno de los más importantes proveedores de equipamiento para el baño, comunicó que no realizará inversiones en España durante 2008 debido al enfriamiento de la construcción. Esta situación contrasta con la de los últimos años. En 2006, época mayor auge del boom inmobiliario, invirtió su máximo histórico: 160 millones de euros en inmovilizados materiales y 124 millones en adquisiciones de compañías en el exterior. Por el contrario, está en un proceso de recorte temporal de plantilla de 48 trabajadores.

"Nuestra producción de productos estándar para vivienda va a disminuir entre un 10% y un 20%", asume Xavier Torra, director general del grupo Simon, dedicado a la fabricación de enchufes, material eléctrico y domótica, y con una plantilla de 1.500 personas en España.

Recorte de plantilla

Torra coincide con Porcelanosa al considerar que aún hay bastante trabajo porque "hay obra en marcha iniciada en 2007". Pero en el segundo semestre de 2007 se inició un descenso que continúa. Sus expectativas no son mejores para 2009. Como solución, Simon se plantea reorientar su actividad hacia sistemas de automatización en las viviendas, producto de mayor valor añadido. "Si producimos menos, necesitaremos menos plantilla. Habrá que readaptarse", dice el gerente.

"Habrá menos trabajo para los instaladores, mayor competencia y menores precios", añade el presidente de la Asociación de Profesionales de Instalaciones Eléctricas de la Comunidad de Madrid (APIEM), Álvaro González. El boom inmobiliario de los últimos años hizo que las empresas especializadas en la vivienda residencial pasara del 28% al actual 40% en la Comunidad de Madrid. González cifra una caída de la facturación de un 20%. Una de las salidas para estas actividades serán los trabajos de rehabilitación.

Cada vivienda se equipa con al menos 60 kilos de productos textiles. La crisis se notará "a finales de 2008 y 2009", dice el director del Centro de Información Textil de España, Víctor Fabregats. El sector creció un 4% anual entre 2000 y 2006 aupado por el aumento de la construcción. También el gerente de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización, José María Ortiz, augura un descenso de ventas. Cómo afectará, está por ver.

 IKEA y el mueble desafían el patrón

Hay excepciones. No todos los proveedores de productos para el hogar quedarán tocados por el descenso de la construcción. Al contrario que la mayoría, Ikea augura un crecimiento del 3% en el sector del mueble para este año en España. En el caso de producto destinado a oficina, los resultados son aún más optimistas: la firma sueca considera que crecerá un 5% la facturación.

Ikea espera superar estas cifras medias, y afirma que en 2008 experimentará un incremento de su facturación por encima del 15%.
¿Por qué el mueble sale beneficiado? Los motivos se encuentran en el cambio de modelo familiar: cada vez hay más divorcios y las familias monoparentales buscan vivienda de alquiler que deben equipar con muebles de precios accesibles. Las ayudas al alquiler del Gobierno para jóvenes de entre 22 y 30 años también favorecen a la multinacional. Son muchos los hijos del baby boom que están en edad de independizarse. "Estas situaciones nos hacen ganar cuota de mercado", explica el director financiero de Ikea Ibérica, Ignacio Navarro.

Por otra parte, caerán las inversiones inmobiliarias, pero se espera que el mercado de oficinas irá a más. La actividad constructora en este ámbito seguirá creciendo por encima de la media de los últimos cinco años, según la consultora Aguirre Newman. Ante estas perspectivas, Navarro está convencido de que "la venta de mobiliario de oficinas se va a incrementar más de lo normal".