Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

La UEFA expedienta a Wenger y Nasri

El máximo organismo del fútbol europeo también expedienta a Nasry. Acusa a técnico y jugador de "conducta impropia" y verá el caso el día 17 de marzo en el Comité de Control y Disciplina

R. VILAR ·09/03/2011 - 15:31h

La UEFA decidió ayer abrir expediente disciplinario a Nasri, centrocampista del Arsenal, y a Arsène Wenger, su técnico, al considerar que es "conducta inapropiada" recriminarle al árbitro sus acciones en el túnel de vestuarios, una vez finalizado el encuentro de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou el pasado martes entre Barcelona y Arsenal.

Además de sus manifestaciones públicas culpando al colegiado de la derrota, ambos se quejaron directamente a Busacca por su actuación. Wenger le exigió más respeto. Antes, el técnico francés llegó a pedir a Guardiola que felicitara al colegiado. Y, tras el encuentro, Nasri también tiró de ironía en su twitter: "Para ganar, Busacca es el mejor camino... pff".

El Comité de Control y Disciplina de la UEFA tratará sus casos el próximo martes para decidir qué sanción se les impone a ambos si lo estima necesario. La UEFA ya sancionó a Mourinho con dos partidos de sanción, finalmente reducido a uno, también por "conducta impropia", tras forzar las expulsiones de Ramos y Alonso ante el Ajax. Ambos jugadores, más Dudek y Casillas, así como el club, fueron multados.

En el vestuario del Barcelona no quieren ni escuchar las quejas de Wenger y los suyos, puesto que están convencidos de que el Barça pasó ronda de manera justa. Mascherano tiró de sarcasmo para afirmarlo: "El Barcelona siempre gana por los árbitros, nunca porque sea mejor". Ya en serio, fue más contundente: "Pudo ser 5-1 ó 6-1 porque tuvimos situaciones clarísimas de gol. Wenger tiene todo el derecho a opinar, pero las estadísticas dicen que hubiera sido muy injusto no clasificarse, ya que no recibimos un sólo disparo a puerta".

"Era insólito que fuéramos 1-1 sin que ellos hubieran tirado a puerta. Wenger sabe cómo fue el partido, lo que sucede es que la derrota es dura y a nadie le gusta quedarse fuera", analizó. Y su discurso acabó criticando la hipocresía: "Este equipo no consiguió muchas cosas por lo árbitros, no podemos ser hipócritas. El Barça gana porque juega bien, no por los árbitros".

El mediocentro también quiso quitarse importancia después de los elogios por haber salvado la última jugada del encuentro con una segada con la que arrebató limpiamente el balón a Bendtner, en el minuto 88, que podría haber supuesto el gol y el pase a cuartos del Arsenal. "Nos clasificamos porque el Barcelona no dejó respirar al Arsenal, esa es la clave por la que hoy estamos en los cuartos de final, no por una jugada individual", argumentó el jefecito. "Prefiero que mis compañeros me reconozcan por el trabajo y el respeto a la profesión que por una jugada. Tengo muy claro mi papel en este equipo, se trata de no desentonar", aseveró.

El argentino, con cada vez más incidencia en el conjunto azulgrana, no lamenta en absoluto tener menos minutos que con el Liverpool: "Vine con la mentalidad de aprender y disfrutar de cómo juega este equipo". Con esa actitud, no sorprende que el martes se llevara su primera ovación del Camp Nou.