Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

El ladrón fue directo a la habitación del convento con el dinero en el armario

EFE ·09/03/2011 - 14:28h

EFE - Vista de la entrada al convento de monjas de clausura Santa Lucía de Zaragoza donde la policía investiga el presunto robo de 400.000 euros.

El autor o autores del robo perpetrado en el convento de monjas de clausura Santa Lucía, de Zaragoza, fue directamente a la habitación donde estaba el armario que contenía el dinero y no abrió ni forzó ninguna otra puerta.

Así lo ha explicado hoy a los medios de comunicación el abogado de las religiosas, Jesús García Huici, quien ha especificado que el montante total robado asciende a 400.000 euros y no el millón y medio que se dijo inicialmente.

El letrado ha señalado que el robo ha causado una "gran perturbación" y "preocupación" en el cenobio, ya que ha alterado el ritmo de vida de las 16 monjas que viven en el monasterio, muchas de ellas personas muy mayores que necesitan atención constante.

Todo indica, según ha dicho, que los hechos ocurrieron el domingo, 27 de febrero, una jornada en la que el convento abre sus puertas durante una hora y media para que los vecinos de la zona puedan acceder a la misa que se celebra en la iglesia.

Posteriormente, las puertas se cerraron y las religiosas continuaron sus actividades propias del domingo, por lo que no fue hasta el día siguiente, lunes 28 de febrero, cuando descubrieron que unas puertas habían sido forzadas y que el dinero había desaparecido.

El letrado ha afirmado que ha visitado la zona donde estaba el dinero robado y ha precisado que está "muy alejada" de la puerta principal del convento.

Se trata de un pasillo con diez o doce puertas y solo se forzó una de ellas, la que daba acceso a la habitación donde se encontraba el armario con los 400.000 euros robado, ha declarado.

"No puedo hacer presunciones, pero no se abrió ninguna otra puerta", ha dicho Huici respecto a la posibilidad de que la persona o personas que cometieron el robo conocieran la existencia del dinero y el lugar donde estaba.

Sobre el estado de las religiosas, ha reconocido que están "muy afectadas, muy perturbadas", ya que son personas como "de otro mundo", "muy ingenuas, dedicadas a la oración".

"Da gusto encontrar un poquito de paz y tranquilidad en este mundo que vivimos", ha dicho en referencia al convento, y, por ello, se ha preguntado como "pudieron ser víctimas de un hecho violento".

Respecto al origen del dinero, ha remarcado que son "cantidades que están documentadas" y "ahorros de mucho tiempo", procedentes de sus actividades (encuadernación, restauración de libros antiguos y pintura), todas ellas con un CIF correspondiente y declaradas a efectos fiscales.

El abogado ha recordado que en este convento vive Isabel Guerra, conocida como la "monja pintora", cuyos cuadros, fundamentalmente retratos, están "muy cotizados".

A su juicio, puede ser normal que las religiosas tuvieran este dinero en el cenobio, ya que están desarrollando obras y además dan numerosas limosnas, por lo que podrían tenerlo para gastos corrientes.

No obstante, ha hecho hincapié en que las religiosas han sido "víctimas de un robo" y "no existe ninguna otra derivación", en referencia a la posible ocultación del dinero a la administración de hacienda.

Sobre la posibilidad de que tengan que ir a declarar al juzgado, ha dicho que desconoce si tendrá que ser así, "pero si la policía da pie a que se abran diligencias que continúen algún tipo de actuación sí se tendrá que ir".

Habrá que hacer una ratificación de denuncia y "lo que se denomina el ofrecimiento de acciones, para que se puedan comparecer como perjudicado en el procedimiento, ha concluido el abogado.