Domingo, 13 de Enero de 2008

Documentos revelan que Brasil persiguió a chilenos y argentinos en la dictadura

EFE ·13/01/2008 - 15:35h

EFE - Las desapariciones de 23 ciudadanos italiano, entre otras, llevaron a que la jueza de Roma Luisianna Figliolia expidiera 140 órdenes de detención de ciudadanos latinoamericanos responsables de la "Operación Cóndor" en los años 70 y 80.

Dos documentos del servicio secreto de la dictadura brasileña (1964-1985) revelan que Brasil persiguió exiliados chilenos y argentinos en la llamada "Operación Cóndor", aplicada por los gobiernos militares en el Cono Sur, informa hoy la prensa.

El diario Folha de Sao Paulo tuvo acceso a los dos documentos enviados, uno en 1976 y otro en 1977, por el Servicio Nacional de Información (SNI) al Departamento del Orden Político y Social (DOPS), ambos organismos de la dictadura.

En esa época el director del SNI era el general Joao Baptista Figueiredo, a la postre el último dictador brasileño (1979-1985).

El nombre de Figueiredo ya había sido citado como el responsable de la "Operación Cóndor" en Brasil por el periodista estadounidense John Dinges, en el libro "Los años del Cóndor".

Uno de los ex ministros de Figueiredo, Jarbas Passarinho, admitió en una reciente entrevista con el diario de mayor circulación del país que Brasil, "efectivamente, participó de la operación".

La historiadora María Aparecida de Aquino, especialista en los archivos del DOPS en Sao Paulo, resaltó la importancia de los dos documentos, donde el SNI pide la captura de chilenos y argentinos.

"Ellos ayudan a reconstituir la posible participación de Brasil en ese caso. Por medio de textos como esos se pueden descubrir más detalles y hacer preguntas que antes no se hacían", apuntó la profesora de la pública Universidad de Sao Paulo (USP).

Uno de los documentos pide informaciones sobre los chilenos Adriana Leticia Padín Villegas, Fernando Garrido Manzol y Oscar Mateluma Peña, la primera abogada y los otros dos miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

El otro documento con el rótulo de "confidencial", sin nombres y fechado el 27 de diciembre de 1977, pide investigar a "todos los argentinos sospechosos de nexos con movimientos subversivos".

Tres años después, los argentinos Horacio Domingo Campiglia y Lorenzo Ismael Viñas, ambos con nacionalidad italiana y considerados miembros del grupo revolucionario "Montoneros", desaparecen en Brasil.