Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

Pablo Ruiz-Mateos, en el banquillo por estafa

La jueza que investigaba una venta de acciones dicta apertura de juicio

ALICIA GUTIÉRREZ ·09/03/2011 - 01:00h

Pablo Ruiz-Mateos (izq) y su hermano Alfonso. efe

Pablo Ruiz Mateos, directivo de Nueva Rumasa e hijo del fundador del controvertido grupo, se sentará en el banquillo como acusado de un delito de estafa. Así lo acaba de decidir la jueza de Madrid que desde la primavera de 2009 investigaba una querella sobre la venta de participaciones del socio minoritario de la promotora inmobiliaria Gestesa, a quien Nueva Rumasa lanzó en 2006 una astronómica oferta de compra.

La oferta, por 22 millones, no llegó a materializarse. Y los querellantes sostienen que era ficticia. Pero su simple formulación hizo que Nueva Rumasa se embolsara una comisión de 2,1 millones. Se la pagó, precisamente, el socio minoritario de Gestesa, Juan Francisco Garrido: el mismo que, tras recibir la sorprendente oferta de los Ruiz-Mateos, logró que los accionistas mayoritarios de la promotora la igualaran y le abonaran el 60% para evitar el desembarco del conglomerado jerezano.

Una supuesta oferta falsa de compra de acciones dio origen al caso

En el auto de apertura de juicio oral, la titular del Juzgado de Instrucción 54 de Madrid impone a Pablo Ruiz Mateos y los otros cuatro acusados uno de ellos, Juan Francisco Garrido una fianza solidaria de 6,5 millones de euros que deberán prestar mañana a más tardar. Los querellantes piden para Ruiz-Mateos tres años de cárcel.

Responsables subsidiarios

La magistrada declara responsables civiles subsidiarias a Nueva Rumasa SA y a otras tres empresas, una de las cuales Hispacom también controlaban los Ruiz-Mateos cuando se produjo la supuesta estafa. Lo anterior significa que, si los procesados no consiguen afrontar la fianza, las empresas señaladas deberán depositar los 6,5 millones bajo amenaza expresa de embargo. Público intentó ayer, sin éxito, conocer la opinión de Nueva Rumasa sobre este auto, fechado el pasado día 4 y notificado ayer a las partes. Ni el portavoz de Nueva Rumasa ni Pablo Ruiz Mateos atendieron las llamadas de este diario.

La jueza ha fijado una fianza de 6,5 millones para los cinco acusados

Los socios mayoritarios de Gestesa, autores de la querella contra Nueva Rumasa, sostienen que la oferta de compra era falsa sin matices. Y que sólo buscaba un objetivo: forzar a los accionistas mayoritarios, como en efecto ocurrió, a igualar el precio (22 millones de euros) que Nueva Rumasa había ofrecido por un tercio de una sociedad limitada de la que ni siquiera había pedido las cuentas. O igualaban la oferta o se arriesgaban a compartir las decisiones de la sociedad con el "indeseado" conglomerado de los Ruiz-Mateos, como subraya el escrito de acusación presentado por Gestesa a través de su letrado, José Antonio Choclán. La defensa del antiguo socio de Gestesa Juan Francisco Garrido mantiene que no hubo delito.

En el camino hacia el juicio sólo queda un escollo: el recurso planteado ante la Audiencia de Madrid tanto por las defensas como por la Fiscalía. Todos ellos, aunque por razones diferentes, impugnaron en mayo de 2010 el auto por el que la jueza transformaba las diligencias de investigación en procedimiento abreviado, paso previo a la apertura de juicio. La Fiscalía recurrió alegando que el auto no estaba motivado, aseguran fuentes del caso. Los acusados negaron la mayor: es decir, que haya indicios de delito. Pero ese recurso no interrumpe la tramitación. Las fuentes jurídicas consultadas creen improbable que la Audiencia tumbe el caso.