Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

La intimidad del autor que definió Europa

La exposición La Trieste de Magris' en el CCCB muestra las esquinas sentimentales del escritor y su relación con la ciudad italiana

TONI POLO ·09/03/2011 - 08:30h

El escritor, ayer, posando en la exposición que le ha dedicado el CCCB. Efe

"La obra de Claudio Magris no se entiende sin Trieste, pero Trieste ya tampoco se entiende sin Magris". Lo afirma categóricamente Giorgio Pressburger, director de teatro, escenógrafo, guionista y comisario de la exposición La Trieste de Magris, que se puede visitar desde hoy hasta el 17 de julio en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). La muestra, un auténtico viaje en el tiempo y por los rincones de la ciudad, nos introduce en el universo de Trieste y de Magris y demás autores impregnados por la magia cosmopolita de la ciudad: Svevo, Joyce, Rilke, Saba El propio Magris, ayer en la presentación, tras posar con timidez (¿humildad?) ante fotos suyas de cuerpo entero, admitió que "es una obra de arte" porque refleja a la perfección cómo cada ciudad, especialmente la suya, con su historia fronteriza y multiétnica, impregna la vida de sus habitantes.

El viaje comienza con una subida en tranvía (las largas escaleras mecánicas del Centro, en realidad) y, allá arriba, con una ráfaga de bora, el viento que castiga sin piedad la zona. Un soplido real, como reales son las cuerdas a las que los triestinos se sujetan cuando Éolo se enfada y como las rocas traídas del Carso.

La muestra refleja cómo la ciudad impregna a sus habitantes

El recorrido, ideado por la arquitecta milanesa Paola Navone, nos lleva de paseo por el Danubio, la obra magna de Magris; nos acomoda en una fiel reproducción del salón de su casa, con sus libros, sus manuscritos, las fotos de su familia y sus cacharros, debidamente guardados en el trastero; nos transporta a las trincheras de la Gran Guerra, nos invita a tomar algo en el célebre Caffè San Marco, en cuyas mesitas Magris (y tantos otros literatos) ha urdido sus historias. El visitante podrá degustar un café (no un ristretto: será de máquina) y leer libros del autor entre el sonido real de un bar. Tras la barra, un retrato de Magris, como perfecto anfitrión.

Un mito en Italia

Una de las salas de la exposición es agobiante: un espacio rectilíneo blanco, de paredes acolchadas, techo luminoso. Todo blanco, sin día y sin noche. Evoca la tristeza, la inocencia, la crueldad que se vivió en el Hospital psiquiátrico San Giovanni hasta que el veneciano Franco Basaglia revolucionó el mundo de la psiquiatría, en 1973, con una rebelión de presuntos enfermos mentales (convertidos en víctimas sociales) en un acto histórico. La obra más autobiográfica de Magris es La mostra. En ella se documenta con escritos del pintor de la primera mitad del siglo pasado Vito Timmel cuando estuvo recluido en ese hospital.

"Los contrastes políticos de hoy pasan por Trieste de forma indolora"

La liberación que supuso la acción de Basaglia es una evidencia más del carácter libre de Trieste, ciudad fronteriza, ahora italiana, en el pasado austríaca y ciudad franca. "Es un pequeño mito en Italia", cuenta a Público Pressburger. "Pionera en el cosmopolitismo en siglos anteriores, ha superado los desastres de las guerras mundiales y hoy vuelve a ser un ejemplo a imitar. Ha superado la época en que la Risiaia, una antigua fábrica en la que se lavaba el arroz, fue el único horno crematorio fuera de las fronteras alemanas". En la exposición, una habitación claustrofóbica: un lavabo y poco más. La barbarie se intuye por un triste ventanuco. También tiene su espacio en el CCCB la tragedia de los istrianos repatriados tras la Segunda Guerra Mundial, entre los que se contaba la esposa de Magris, Marisa Madieri.

"Los contrastes políticos son exageradamente fuertes hoy en Italia, pero pasan por Trieste de una forma indolora", comenta Pressburger. El cosmopolitismo actual cierra el recorrido. Tras asistir a la evocación de la historia plural de Trieste, con audiciones de voces en tantos idiomas que se escuchan por la ciudad, una última sala plasma la realidad, tan arraigada en Trieste a lo largo de los siglos, de la mezcla étnica, convertida ahora en top mantas y rótulos publicitarios.

Complementa la muestra la película Detrás de la oscuridad, una adaptación del monólogo teatral Usted ya lo entenderá, de Magris, a cargo de Pressburger y por Paolo Magris, hijo del autor.