Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

Los trabajadores de Aena convocan 22 días de huelga

Los paros amenazan las vacaciones de Semana Santa, puentes y los días clave de julio y agosto

MIGUEL ALBA ·09/03/2011 - 01:00h

"Decidimos desconvocar la huelga en diciembre porque los usuarios no se merecían otro caos después del conflicto de los controladores". Lo dice Antonio, un trabajador de Aena que lleva cinco años como señalero en el aeropuerto de Barajas. "Ahora, la huelga es inevitable", incide, a pesar deconocer el coste social que supondría otro caos aéreo en Semana Santa, puentes y los días clave del verano.

Antonio y el resto del personal de Aena, un colectivo de 11.000 trabajadores que excluye a los controladores aéreos (con un convenio propio fruto del laudo de Manuel Pimentel), amenazan las vacaciones con otro caos en los 47 aeropuertos de la red estatal. Las movilizaciones suman 22 días de paros como protesta ante la privatización de Aena. En el documento que los sindicatos presentaron ayer al Ministerio de Trabajo solicitan la huelga los días 20, 21, 24, 25 y 30 de abril; 2, 14, 15, 19 y 20 de mayo; 13, 23 y 30 de junio; 1, 2, 3, 4, 15 y 31 de julio; y 1, 15 y 31 de agosto.

"Los trabajadores, mileuristas en su mayoría, no piden mejoras económicas y laborales. Simplemente, solicitan que se les mantengan sus puestos de trabajo, que corren peligro por la privatización, y que se paralice la aplicación del real decreto que lleva a un modelo privado de gestión aeroportuaria", asegura JoséManuel Lorenzo, representante de la comisión ejecutiva estatal de CCOO en Aena. Su sindicato, junto a UGT y USO, que representan a la mayoría de la plantilla de Aena, anunciaron ayer el calendario de huelga ante la paralización de las negociaciones con Aena.

El personal de Aena, de carácter público pero que no tienen la condición de funcionario, incluye desde los bomberos de los aeropuertos hasta los señaleros, el personal de mantenimiento, balizamiento, los agentes de terminal, informáticos, técnicos de programación y operación de vuelos y técnicos de navegación aérea. No incluye a las empresas de handling, encargadas del equipaje, un servicio externalizado.

"Tuvimos hasta siete reuniones en las que no se avanzó nada porque ni la empresa ni Fomento quisieron asegurar por escrito que los derechos que aparecen en el actual convenio de Aena se trasladarán a los convenios de la nueva empresa público-privada y de los futuros concesionarios", explica Luis Mutón, secretario general de Acción Sindical de USO en Aena. Desde el pasado 17 de febrero, las conversaciones permanecen rotas, según los sindicatos. Sin embargo, Fomento asegura que, desde esa fecha, se ha venido manteniendo un encuentro por semana. Dos posturas encontradas que volverán a verse mañana en la mesa de negociación. Así lo anunció Fomento tras el anuncio del calendario de movilizaciones. "Queremos seguir negociando para evitar una huelga que ponga en peligro la recuperación de la economía española. Hay tiempo para llegar a un acuerdo antes de los paros", se expresaba ayer Juan Ignacio Lema, presidente de Aena.

La compañía dice que hay tiempo para llegar a un acuerdo antes de los paros

Mientras, José Blanco exhibió ayer en el Senado el mismo tono tranquilizador que reitera desde hace semanas. "Tanto el ministerio como Aena", incidió Blanco, "tenemos la máxima disposición para dialogar con los sindicatos". De hecho, el ministro de Fomento prometió emplear "todo el empeño y toda la determinación" para conseguir que el paro se desconvoque y españoles y turistas extranjeros puedan viajar "sin problemas". Y confió en que así será, y lo antes posible, porque hay puntos de encuentro con las centrales: aseguró que Aena "seguirá siendo una empresa pública" y que "se va a mantener el empleo, garantizando todos los derechos a los trabajadores", informa JuanmaRomero.

Posible excedencia

Una posible solución que se maneja desde la Administración es la incorporación de una excedencia, como la aprobada en el laudo de los controladores, para aquellos trabajadores que pasen a nómina de una empresa concesionaria privada. El convenio de los controladores señala que los que pasen a un nuevo operador privado podrán reingresar en Aena al cabo de cinco años, si quieren mantener el mismo puesto de origen, o alargar su excedencia hasta los 15 años.

"Llevamos muchos meses escuchando buenas voluntades. Ya no es la hora de la voluntad, sino de realidades", espeta el representante de Comisiones Obreras. "Además", insiste, "deben quedar plasmadas en un papel porque los anuncios se los lleva el viento". Junto a la traslación de los derechos suscritos en el quinto convenio de Aena, los sindicatos temen que la aplicación del real decreto suprima los aeropuertos que no sean rentables para la gestión privada. "El decreto", explica Lorenzo, "deja abierto que cualquier aeropuerto puede estar abierto a una concesión. No sólo Madrid y El Prat, como se está diciendo. Por eso, tememos que se cierren los aeropuertos que no dan dinero".

Tras el anuncio, el Gobierno de Canarias solicitó que se garanticen los servicios mínimos para calmar a los turistas y evitar una oleada de cancelaciones en una campaña que está repuntando por los conflictos políticos en África.