Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

Los viajeros podrán reclamar

Las compañías deberán cambiar las fechas de los billetes o devolver el importe

D. AYLLÓN ·09/03/2011 - 01:00h

Una reclamación.

Después de rebufar y patalear por el enésimo paro del sector aéreo español de los últimos años, respire. A diferencia de la crisis que se desató en diciembre por el plante sin previo aviso de los controladores aéreos, los consumidores tendrán esta primavera algunos derechos a su alcance, ya que la huelga se ha convocado según la ley. De este modo, el viajero que haya comprado un billete podrá cambiar su fecha de despegue o exigir la devolución íntegra del importe. Las reclamaciones se pueden realizar antes o después de la fecha del vuelo.

La mayoría de los problemas provocados por los paros del sector aéreo se dan "en las conexiones de viajeros que llegan de otros países o en los retornos de viajes que no se han podido realizar, cuando los opera una segunda compañía", apunta el portavoz de Facua, Rubén Sánchez. En este caso hay que reclamar la devolución del dinero a la compañía aérea alegando que la cancelación no la realiza el pasajero de forma voluntaria, sino que se produce por causas de fuerza mayor, que dependen de Aena.

Devolución de las reservas

Y lo mismo ocurre con las reclamaciones a los hoteles cuando se haya pagado una reserva. Si el alojamiento no quiere devolverla, las organizaciones de consumidores recomiendan abrir una triple vía de reclamación: contra el hotel, la compañía aérea y Aena. Las empresas o Aena, en última instancia tienen la obligación de reembolsarlo.

Los usuarios que, por despiste o cualquier otro motivo, compren su billete después de la convocatoria de huelga, también podrán reclamar la devolución del importe o modificar las fechas.

Más allá de estos derechos, sólo se indemnizará a los pasajeros si la compañía informa incorrectamente al cliente, por ejemplo, sobre las fechas del paro. "Pero dudo mucho que alguna no llegue a informarles porque, para las compañías, el cambio de billetes o las cancelaciones posteriores tienen peores consecuencias", opina la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu.

Sánchez tilda estos derechos de "insuficientes" porque, por ejemplo, muchas compañías no avisan a sus clientes, a pesar de que tienen un email de contacto desde la compra electrónica del billete. Para ampliar las garantías, Izverniceanu reclama la redacción de una ley de huelga, "que ningún gobierno se ha atrevido a hacer en España", en la que se detallen los derechos y deberes de las empresas, los consumidores y el Estado.