Archivo de Público
Miércoles, 9 de Marzo de 2011

Un Granero de pases

'El Pirata' volvió a lucir como titular junto a Xabi Alonso. El equipo blanco combinó en El Sardinero 675 veces, frente a las 454 que promediaba esta temporada en Liga

LADISLAO J. MOÑINO ·09/03/2011 - 08:30h

Granero, el pasado domingo ante el Racing. - EFE

Como la alineación, que incluía a Granero, el calentamiento ya anunció un Madrid distinto, más retórico y cadencioso con el balón. Terminados los ejercicios físicos alrededor de los conos, Granero, Alon-so y Özil se pusieron a practicar combinaciones en corto buscando a Benzema y Adebayor. Una práctica novedosa en los minutos previos al partido de Santander. Puede que fuera un intento de Mourinhopor mostrar en público que también trabaja el ataque.

La estadística fue demoledora. Hasta el partido de El Sardinero, el Madrid promediaba 454 pases por encuentro. Ante el Racing combinó en 675 ocasiones. En esos 221 pases de más tuvo mucho que ver Granero, el jugador que, de las últimas hornadas de futbolistas de la casa, ha contado con más oportunidades. "Tuvimos más posesión que otras veces, pero el partido lo demandaba", decía al final del encuentro, mientras bromeaba con su moderno corte de pelo con aires british: "Menuda cabeza me han dejado".

Mourinho no considera imprescindible a Granero. Le ha clasificado como el cuarto mediocentro por detrás de Alonso, Khedira y Lass. Le acepta sin problemas en la plantilla sólo si asume ese rol cuaternario. Mourinho no le ve como titular, ni cerca de alcanzar esa distinción. Dice que tiene la estructura del equipo hecha y eso significa que al lado de Alonso debe jugar casi siempre un futbolista de mayor despliegue defensivo. "El equipo está muy hecho y maduro. Lo importante es que cuando entre alguno que no juega mucho se note lo menos posible", asegura.

"Estoy contento de cómo he mejorado y de cómo me trata el cuerpo técnico"

Granero es consciente de que no tiene el físico de sus dos competidores a la hora de hacer pareja con Xabi, pero no se dobla: "No hay que valorar a los jugadores por sus características, sino por su rendimiento. Creo que tengo condiciones para pelear por un puesto. La esperanza de jugar la tengo desde el primer día, todos somos jugadores".

Mourinho pretende transformar en pivote al futbolista que mejor tiene para jugar en rombo: "He jugado muy poquito en esa posición, en juveniles alguna vez, pero era más un mediapunta. Al final, de pivote de lo que se trata es de tocar rápido, de mover al equipo". En Santander cumplió esas necesidades, pero le ha costado asimilarlas. Al principio de temporada, en el club le veían agarrotado. "Siempre está muy pendiente de bracear, antes de que se le echen encima ya está metiendo el cuerpo, se preocupa demasiado porque no le quiten el balón y eso le hace precipitarse", decían en la dirección deportiva.

"Estoy contento de cómo he mejorado y de cómo me trata el cuerpo técnico", dice el Pirata, que evita entrar en comparaciones con el Barça tras la exhibición de toque del Madrid en Santander. Sí acepta un símil tendencioso sobre si Özil es el más parecido a Xavi o Iniesta de su equipo: "Su fútbol nos viene muy bien, sabíamos que era bueno, pero nos ha sorprendido lo rápido que se ha adaptado".