Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

La Casa Natal de Picasso testimonia la amistad con su barbero, Eugenio Arias

EFE ·08/03/2011 - 16:10h

EFE - Una de las obras que conforman la exposición "El barbero de Picasso" que se expone en la Casa Natal de Picasso en Málaga, que atestigua la estrecha amistad que mantuvo el artista con su barbero, Eugenio Arias, con el que compartió confidencias sobre España, los toros o la política.

La Casa Natal de Picasso atestigua en una exposición inaugurada hoy la estrecha amistad que mantuvo el artista malagueño con su barbero, Eugenio Arias, con el que compartió confidencias sobre España, los toros o la política, y al que regaló numerosas obras.

Aquellas piezas, cedidas por el barbero a su ciudad natal, Buitrago del Lozoya, en 1982, permitieron la creación tres años después del Museo Picasso-Colección Arias en esta localidad madrileña.

Una selección de los fondos de este museo, compuesta por obras de Picasso, fotografías, libros dedicados y otros documentos y objetos se expone ahora en la Casa Natal del malagueño.

"Se percibía una especie de tensión y de respeto entre mi padre y Picasso. Se percibía como algo importantísimo ante lo cual, nosotros, los hermanitos, decíamos: 'Aquí pasa algo'", ha explicado hoy a Efe Pedro Arias, uno de los hijos del barbero.

De aquella época recuerda cómo Picasso y su esposa Jacqueline se comportaron con él y sus hermanos "como un padrino y una madrina", y, así, cada Navidad recibían regalos de ellos.

"Lo primero que hubo fue una amistad de hombre a hombre", ha añadido Arias, que considera que el incalculable valor de las obras que regaló Picasso a su padre "quedó más que en segundo plano", porque sobre todo fue "un regalo de amigo a amigo".

También ha destacado que el hecho de crear el museo en Buitrago del Lozoya "fue también voluntad de Picasso", porque según le dijo su padre, suponía "cumplir con un pacto entre los dos".

Además de hablar de toros y de política, "les unió también su filosofía de la vida", y ambos "llegaron a un nivel de confianza insospechable".

"Picasso decía que la relación con mi padre era distinta: 'Arias es aparte'. Mi padre decía que lo que le decía a Picasso le pertenecía a éste y lo que Picasso le decía, le pertenecía a él. Conservó una intimidad total de lo que hablaron a nivel personal", ha señalado a Efe.

Entre las múltiples anécdotas que vivió con el artista malagueño, Pedro Arias rememora la costumbre de llevarle cada cumpleaños las torrijas que cocinaba su abuela, que hacían las delicias de Pablo Picasso.

"Un día había invitados y por cortesía se puso un montón de torrijas en mitad de la mesa. Cuando Picasso vio que les gustaban mucho a los invitados y que iban bajando en el plato, se levantó, ató la servilleta donde estaban y dijo: 'Por favor, no puede ser que las terminéis, a la cocina'".

Eugenio Arias participó en la Guerra Civil, se exilió en 1939 con el grado de capitán y, llegada la Segunda Guerra Mundial, en Francia se unió al maquis para combatir contra la ocupación nazi.

En 1950 se casó con Simone Francoual, con Picasso y Françoise Gilot como testigos, y el artista malagueño sería amortajado en 1973 con la capa española que consiguió para él Eugenio Arias.