Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

Los países islámicos apoyan el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia

EFE ·08/03/2011 - 13:51h

EFE - Rebeldes libios defienden su posición mientras son atacados por las fuerzas aéreas libias, leales al líder libio Muamar al Gadafi, en Ras Lanuf, Libia.

La Organización de la Conferencia Islámica (OCI) instó hoy al establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia para proteger a los civiles de los bombardeos aéreos, aunque rechazó una intervención militar extranjera.

El secretario general de la OCI, Ekmeleddin Ihsanoglu, pidió además al Consejo de Seguridad de la ONU que afronte su responsabilidad en este asunto, durante un discurso ante una reunión de los delegados permanentes de su organización, con sede en Yeda (Arabia Saudí), según un comunicado.

Ihsanoglu destacó que "las autoridades libias todavía insisten en sus prácticas graves sin tener en cuenta lo que le exige la comunidad internacional y lo que impone su pertenencia a la ONU".

En ese sentido, el responsable islámico recordó que Libia ha firmado y refrendado la Carta de la ONU "que incluye el respeto a los derechos humanos y la ley internacional".

Asimismo, advirtió de las consecuencias de los choques en Libia que "han empezado a anticipar una guerra civil con todas las consecuencias negativas peligrosas que pueda tener sobre el mundo islámico, su estabilidad y sus efectos económicos perjudiciales para la producción de petróleo y el aumento de sus precios".

Ihsanoglu dijo haber recibido varias peticiones "de acelerar los esfuerzos para cesar el derramamiento de sangre y evitar a la región consecuencias negativas que podrían amenazar la seguridad regional e internacional".

Y avisó de una crisis humanitaria dentro del Libia, especialmente, en el este y en el oeste, ya que, a su juicio, no se permite a organizaciones internacionales entrar en esas zonas, algo que consideró una violación de la ley internacional.

También, Ihsanoglu subrayó que, pese a los constantes llamamientos de la OCI y del gobierno tunecino, "la respuesta de los países miembros de su organización y de las organizaciones humanitarias aún está por debajo del nivel de lo esperado".