Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

La Reina enseña a la primera dama de Chile el Centro de Alzheimer

EFE ·08/03/2011 - 16:40h

EFE - La Reina y la primera dama de Chile, Cecilia Morel de Piñera (2 dcha), contemplan una maqueta del Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía durante la visita que realizaron hoy a las instalaciones, con ocasión de la visita de Estado a España del presidente chileno, Sebastián Piñera.

La Reina ha acompañado hoy a la primera dama de Chile, Cecilia Morel de Piñera, en su visita al Centro de Alzheimer de la Fundación Reina Sofía, una institución pionera en el tratamiento e investigación de esta enfermedad, en el día en que se cumple el cuarto aniversario de su inauguración.

Morel de Piñera ha aprovechado su segundo día de estancia en Madrid, con motivo de la visita de Estado que está realizando su esposo, el presidente chileno, Sebastián Piñera, a España, para conocer el "proyecto alzheimer" que desarrolla esta fundación.

Se trata de un proyecto multidisciplinar que incluye un centro de día; una residencia en régimen de internado, que cuenta con 156 plazas para enfermos de alzheimer; una unidad de investigación y un centro de formación para personal sanitario, familiares y voluntarios.

La Reina y la primera dama chilena han recorrido las instalaciones y han preguntado a sus responsables todas las dudas que tenían sobre el funcionamiento del centro, así como sobre la enfermedad que, en la actualidad, padecen medio millón de españoles.

A su llegada, doña Sofía y Cecilia del Morel han saludado a todos sus responsables e inmediatamente han accedido al interior donde una mujer que acompañaba a su madre, de 100 años y enferma de Alzheimer, ha pedido a la Reina si se podía hacer una foto con ella.

"¿Majestad, podría hacerse una foto con mi madre?", le ha dicho a Doña Sofía, antes de que ésta se acercase muy sonriente a saludarla y comentarle: "es que siempre ha sido muy monárquica. Nació con la Monarquía y se va a morir con la Monarquía...".

Por ello, antes de iniciar la visita, ambas han departido unos minutos con la mujer y se han fotografiado con las dos -madre e hija-, quienes se han mostrado muy contentas y satisfechas de haber podido saludar a la Reina.

Después han continuado con la visita, durante la cual han recibido explicaciones sobre el funcionamiento de las unidades de investigación, resonancia magnética, el laboratorio, dos módulos de cuidados paliativos y el huerto que cuidan los propios enfermos.

Doña Sofía y Cecilia Morel han preguntado a los expertos todas sus dudas sobre esta enfermedad y, en concreto, la Reina se ha interesado, entre otras cosas, sobre si un diagnóstico precoz hubiera atenuado el Alzheimer que padece el ex presidente de la Generalitat Pasqual Maragall.

"La enfermedad hubiera seguido su curso", le ha respondido Pablo Martínez, director de investigación del "proyecto Alzheimer".

La primera dama chilena, a quien también ha acompañado la consejera de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Engracia Hidalgo, se ha interesado especialmente por el "proyecto de roboterapia", con el que se estimula, entre otras cosas, la afectividad del paciente.

En concreto, este centro dispone de tres robots: un humanoide, un perro y una foca que, por ejemplo, muestra emociones hacia el enfermo, a quien da cariño, le hace preguntas o le responde abriendo los ojos o cerrándolos cuando la acarician, entre otras cosas.

Tras mostrarle estos sistemas que se están empleando, la Reina y Cecilia Morel han visitado una unidad donde una docena de pacientes en fase inicial, y que estaban haciendo ejercicios con un fisioterapeuta, las han recibido con mucha ilusión y afecto.

Este momento ha sido especialmente emotivo, ya que al ver a doña Sofía los pacientes, a pesar de la patología, la han reconocido y se han puesto muy contentas, llegando incluso, algunas de ellas, a proclamar: "Viva la Reina, viva doña Sofía"...

Posteriormente han recorrido otras instalaciones, saludando a cuantos enfermos, familiares y facultativos se han encontrado a su paso, antes de concluir la visita en el huerto que cultivan los propios enfermos.