Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

Zapatero: "Que Rajoy hable con Dios y nos diga el plan"

El jefe del Gobierno ironiza ante las críticas del PP, "sin una sola propuesta", a su iniciativa de ahorro energético

G. LÓPEZ ALBA ·08/03/2011 - 15:01h

"He oído decir a Rajoy que tengo que hacer un plan como Dios manda [para ahorrarenergía y salir de la crisis]. Le pido a Rajoy que hable con Dios y nos diga cómo es el plan que hay que hacer. Eso sí que es un programa sistemático, coherente, pensado, articulado y de largo alcance". Con esta ironía despachó ayer JoséLuis Rodríguez Zapatero las críticas del líder de la oposición hacia las medidas de ahorroenergético aprobadas por el Gobierno, al tiempo que subrayaba la falta de propuestas alternativas del PP.

Zapatero, que celebró una rueda de prensa con motivo de la visita del presidente de Chile, Sebastián Piñera, reivindicó que el Gobierno ha puesto en marcha "20 medidas" y "estamos esperando a que el PP diga una sola, a no ser que piense que también el petróleo sube por mi culpa". "Al menos, que haya un contraste", apostilló, para resaltar la, a su juicio, clamorosa falta de alternativa.

El presidente dice que "no es de recibo acordarse" ahora de la energía nuclear

El presidente del Gobierno rechazó que se le acuse de poner parches en lugar de abordar un pacto de Estado sobre la energía. "Llevamos dos años trabajando por acuerdos en materia energética", recordó, para desplazar así la carga de la culpa hacia el PP.

La energía nuclear

"No son de recibo algunas comparaciones como acordarse de la energía nuclear, que no arregla para nada el precio del petróleo, porque no creo que se esté planteando que los automóviles funcionen con energía nuclear...", señaló.

Cada diez dólares que sube el petróleo le cuesta a España 6.000 millones

Zapatero alegó que las últimas medidas aprobadas, como reducir a 110 km/h la velocidad máxima en las autovías, se han adoptado "siguiendo las recomendaciones de organismos especializados", como la Agencia Internacional de la Energía.

El problema de España, según resaltó, no es de potencia energética instalada, sino la alta dependencia del petróleo, que ha alcanzado su máximo precio histórico. "Cada diez dólares que sube el barril de petróleo, nos cuesta a todos los españoles 6.000 millones de euros", recordó como "dato elocuente", citando a su ministro de Industria, Miguel Sebastián.

El ahorro de energía es, a juicio del presidente, ante todo "un esfuerzo de disciplina", que no sólo reporta ahorro económico sino también beneficios medioambientales. En toco caso, reiteró su disposición a negociar "acuerdos de más calado" sobre la composición del sistema energético.

Zapatero expresó su "admiración" por el crecimiento económico conseguido en Chile, que alcanza el 6%. Piñera le correspondió alabando las reformas en España y pidió al presidente español que asuma "un lugar de protagonismo" ante la cumbre entre la UE y Latinoamérica de 2012.