Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

El Ejército de Gadafi acribilla a los insurrectos libios

Los rumores sobre el posible exilio del dictador no han frenado los ataques aéreos. Las tropas del régimen pretenden "limpiar" el país de rebeldes

AGENCIAS ·08/03/2011 - 11:54h

Se habla de una posible negociación entre el régimen libio y los rebeldes de Bengasi que termine con el exilio del dictador Muamar Gadafi, pero mientras tanto los bombardeos no cesan. Las tropas del dictador lo tienen muy claro: pretenden "limpiar" de rebeldes todas las ciudades del país, "desde el oeste hasta Bengasi", según ha declarado un asesor del régimen, Yusuf Shakir, a la BBC.

Dicho y hecho. La aviación militar ha vuelto a lanzar ataques sobre las posiciones de los insurrectos en Ras Lanuf, Ben Yauad y Zauiya como en los últimos días. El corresponsal de Al Arabiya ha informado que dos hoteles que albergan a periodistas en Bengasi habían sido también bombardeados.

Situada a 92 kilómetros al suroeste de la capital y que cuenta con una de las más importantes refinerías del país, Zauiya ha sido sometida al fuego de la artillería de las tropas de Gadafi, disparos de morteros e incursiones de los carros de combate durante los últimos cinco días. A pesar del intensificamiento de hoy, el centro de la ciudad sigue controlada por la rebeldes, según han indicado a Reuters por teléfono varios residentes.  

Éxodo hacia las zonas rebeldes

Mientras, la BBC, que cita a testigos de la ciudad, informa de que el Ejército de Gadafi ha llegado a la ciudad con 50 tanques y 120 'pick-up'. Un residente indicó que hay "muertos", la ciudad está quedando "reducida a cenizas" y que las fuerzas gubernamentales están disparando indiscriminadamente. 

Un testigo dice que Zauiya está quedando "reducida a cenizas" 

La ofensiva ha llegado también la ciudad costera de Ben Yauad, terminal petrolera entre Sirte y Ras Lanuf, que está en poder de los milicianos, ha vuelto a ser el centro de los ataques aéreos. Los ataques han hecho que numerosos habitantes de esta última ciudad hayan decidido iniciar un éxodo en dirección a la zona bajo control de los revolucionarios al este del país, sumándose a los vecinos que este fin de semana abandonaron Ben Yauad.

Según Al Yazira, muchos vehículos cargados con las pertenencias familiares y todos los enseres que podían acarrear en su huida abarrotaban la carretera que conduce a Ajdabiya, a 200 kilómetros del puerto petrolero que hoy ha sido el frente de guerra en la costa libia. En la ciudad, el suministro de agua ha quedado interrumpido mientras los milicianos tratan de contener la ofensiva del régimen.