Domingo, 13 de Enero de 2008

«Va a ser muy difícil que baje el número de cesáreas»

El presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) apuesta por minimizar los riesgos en los partos

ANTONIO GONZÁLEZ ·13/01/2008 - 14:05h

ÁNGEL MARTÍNEZ - El presidente de la SEGO, tras la entrevista.

A José Manuel Bajo Arenas (Jerez de la Frontera, 1953), le gusta expresar las cosas con claridad, sin andarse por las ramas. Presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, al menos hasta 2011, y catedrático de esta especialidad en la Universidad Autónoma de Madrid, Bajo Arenas cree que, cuando hay en juego vidas humanas, como ocurre en un parto, hay que dejarse de “aventuras” y minimizar los riesgos, aunque se muestra partidario de avanzar hacia una menor medicalización de los alumbramientos.

¿Cuáles son los principales problemas de los ginecólogos en España?

El principal problema son las demandas judiciales. Somos una especialidad acosada, aunque nunca se ha asistido mejor al parto ni ha habido menor mortalidad perinatal o materna en España. Resulta paradójico que la salud de madres y niños nunca haya sido mejor y que nunca antes los médicos se hayan visto tan acosados como ahora con demandas.

¿Por qué se da esta situación?

La sociedad actual espera que una madre sana dé a luz a un hijo sano, y que en un parto salga todo normal. Si eso no es así, se piensa que la culpa es del especialista; este es el lío en el que estamos inmersos. Si la cosa no viene bien, alguien tiene que pagar y el primer chivo expiatorio, aunque se haya actuado correctamente, es el médico. Aunque esta tendencia se da en toda la medicina, los más demandados son los ginecólogos y obstetras, junto con los especialistas en cirugía estética. Todos queremos que salga todo bien, pero luego el parto se puede torcer.

¿Cómo afecta a los ginecólogos el proceso de feminización que afecta a las profesiones médicas?

El ginecólogo varón es una especie a extinguir; desapareceremos en poco tiempo y la ginecología será una especialidad de mujeres. Lo difícil para las pacientes va a ser encontrar un ginecólogo varón.

¿Qué le parece la Estrategia de Atención al Parto Normal impulsada por el Ministerio de Sanidad?

Al final ha primado la razón. Hay que hablar de parto no intervenido o no medicalizado y dejar de hablar de parto natural, que es un término equívoco. Además, habría que apostillar que un parto no será intervenido mientras no sea necesario, en eso estamos de acuerdo.

¿Hay que medicalizar menos los partos?

Nosotros lo apoyamos totalmente, pero siempre teniendo en cuenta que si las cosas van mal hay que intervenir, con cesárea y con lo que haga falta. Todo lo demás son aventuras; esto no es un juego.

¿Qué les diría a los partidarios del llamado parto natural?

Que un parto natural, el que se deja evolucionar en medio de la naturaleza o en un sitio donde no se intervenga, presenta una altísima mortalidad materna, del 1%, y perinatal, del 100 por 1.000. De hecho, en el mundo se muere una mujer cada minuto en un parto por no tener acceso a un quirófano y a un centro sanitario donde pueda operarse y tener al niño, beneficiándose además de los cuidados específicos de los especialistas. Lo que da de sí la naturaleza respecto al parto dejándolo evolucionar y no atendiéndolo, ya sabemos lo que es.

¿Qué opina de las madres que optan por parir en su domicilio?

La realidad es que los que preconizan el parto en casa no triunfan, y esto se debe a que la gente no se lo cree. Además, no hay que olvidar que la hemorragia puede sobrevenir en cualquier momento durante el parto, y hay que estar preparados para atajarla. Por otro lado, no hay profesionales dispuestos a asumir el riesgo que representa atender un parto en una casa. Nosotros no traemos a las señoras de la mano al hospital ni obligamos a nadie a venir a un centro sanitario; el mensaje no cala porque estamos jugando con vidas humanas.

Uno de los objetivos de la Estrategia del Ministerio es racionalizar el número de cesáreas que se practican en España... ¿Es demasiado alto?

El número de cesáreas en España es similar al de los países de nuestro entorno, y mucho más bajo que en países como Estados Unidos.
Va a ser muy difícil que baje el número de cesáreas.

¿Por qué?

Porque cuando las cosas se complican, nadie se arriesga habida cuenta de las reclamaciones judiciales; y también porque antes se dejaba evolucionar partos de nalgas y partos más difíciles, y se tenía experiencia asistencia asistiéndolos, pero ahora no la tenemos. No digo ya los mayores, que sí tenemos esa experiencia, pero los jóvenes no aprenden hoy a hacer esos partos, simplemente porque ya no se hacen estos partos difíciles. Otro de los factores que impedirán que bajen las cesáreas es que las madres tienen niños cada vez más mayores. Cada vez hay más mujeres que tienen el primer hijo por encima de los 35 años por técnicas de reproducción asistida. También hay mujeres con enfermedades que antes no se quedaban embarazadas y hoy sí pueden ser madres, como las cardiópatas, y se afrontan partos en condiciones peores. Entonces, que me digan cómo va a ser posible bajar el número de cesáreas.

¿A qué se debe que se practiquen en proporción muchas más cesáreas en la sanidad privada que en la pública?

Hay más en la sanidad privada porque se da más una situación de desamparo del ginecólogo. En un hospital grande hay un equipo y la responsabilidad está mucho más diluida, además de que es más difícil equivocarse, porque hay más profesionales. Sin embargo, en la sanidad privada la gestante elige a un ginecólogo, y además con una transacción económica por medio, lo que también complica las cosas a la hora de pensar en consecuencias jurídicas si hay problemas. Por último, en la sanidad pública se pueden afrontar partos más complicados por vía vaginal que en la privada.

Los últimos datos revelan que el número de abortos sigue creciendo en España día a día... ¿Son demasiados?

Nosotros velamos por la seguridad de los procedimientos, pero la ley es la que hay, y si lo permite, sólo podemos decir que se cumpla.

¿Habría que extender el uso de anticonceptivos entre adolescentes para evitar embarazos no deseados?

No queremos un solo embarazo no deseado; todas las medidas que impidan un solo embarazo no deseado, bienvenidas sean. Deben facilitarse todos los mecanismos para que esto no ocurra.