Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

El perverso juego del rescate

ANA FLORES ·08/03/2011 - 01:00h

Los países de Europa se endeudan para salir de la crisis que creó la banca. La banca compra los títulos de deuda. Los países tienen problemas porque la banca cada vez exige mayor interés para seguir comprando la deuda. Y cuando el precio exigido se hace insoportable, la solución de Europa es usar dinero público a fondo común para prestarlo al país con problemas. Así ese país puede devolverlo a la banca. El rescate es siempre a cambio de fuertes condiciones no sólo para el rescatado, también para todo aquel al que se señale como próximo en caer. Recortes de presupuestos, de cobertura al desempleo y el último invento francoalemán: desligar salarios e IPC.

Pero ¿qué rescate es este que después de producirse hace que a Irlanda se le exijan dos puntos porcentuales más de interés por su deuda que antes de ser salvada? ¿Qué medida es esta que permite que la deuda griega sea calificada como bono basura por una agencia de rating casi un año después de que Europa se decidiese a rescatarla? ¿Qué solución es esta que coloca a los países rescatados en peor situación que Islandia, que optó por dejar quebrar a sus bancos, devaluar su moneda e ignorar todo lo que oliese a ortodoxia en pro del crecimiento económico? Porque a Islandia le habrá caído el consumo privado un 20%, pero se han disparado sus exportaciones gracias a la devaluación y le ha aumentado el desempleo menos que a Irlanda.

Juan Torres: "Esto está alcanzando un nivel de fraude generalizado"

"Esto está alcanzando un nivel de fraude generalizado". El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga Juan Torres no sale de su asombro viendo a Europa insistir en la fórmula del rescate. "Se ha puesto en evidencia que genera unos problemas sociales tremendos, que no está resolviendo los problemas económicos sino salvaguardando los intereses de los acreedores", los bancos, que "tienen un agujero tan grande que el rescate no les da fuelle suficiente".

Para Torres, "es inconcebible que el BCE no haya negociado con los países con problemas mientras se permite que los bancos estén volviendo a las andadas. ¿Por qué no se financia la deuda con acuerdos de los países con el BCE?", añade, recordando cómo el banco central de EEUU, la Fed, emite dólares de forma incansable para pagar bonos públicos del país (ayer mismo anunció su intención de ampliar sus operaciones).

Ahora, el mercado mira a Portugal, que no es de extrañar que se niegue al rescate viendo a sus vecinos. Para José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, muy crítico con la actitud de Angela Merkel amagando de nuevo con no mejorar las condiciones de los rescates, "Europa tiene que reaccionar" y, al menos, "flexibilizar el fondo de rescate, permitiendo por ejemplo que cada país recompre su deuda". Porque el BCE, según Díez, ha demostrado ser "el bombero que es incapaz de apagar el fuego, así que hay que cambiarlo".