Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

Obama desvela que la OTAN prepara una acción en Libia

La Alianza establece una vigilancia permanente del territorio libio con aviones-radar AWACS

I. PIQUER / D. BASTEIRO ·08/03/2011 - 01:00h

Un grupo de rebeldes se refugia de un ataque de la aviación del régimen de Gadafi cerca de la ciudad de Ras Lanuf.MARCO LONGARI / afp

Se estrecha el cerco internacional a Libia. Barack Obama aseguró ayer que la OTAN estaba considerando "una posible opción militar" dentro del abanico de opciones que discutió en Bruselas, mientras la ONU pedía al régimen libio la entrada de una misión humanitaria para socorrer a la población civil.

La "opción militar" es parte de la "amplia variedad de medidas" que baraja la Alianza, aseguró ayer Obama en Washington al advertir de nuevo a los responsables libios que pagarán por sus acciones. "Si eligen seguir adelante, deberán responder de la violencia que ocurra" en el país magrebí; violencia que calificó de "inaceptable", en un encuentro con la prensa.

Los países árabes del golfo Pérsico piden una zona de exclusión aérea

"Si Gadafi y sus fuerzas continúan atacando sistemáticamente a la población, la comunidad internacional simplemente no puede sentarse y mirar", había advertido antes en una rueda de prensa en Bruselas el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, que consideró que la actuación de las autoridades libias puede incurrir en "crímenes contra la humanidad".

El presidente estadounidense anunció sobre todo nuevas medidas humanitarias en Libia, a las que destinará 15 millones de dólares "en ayudas a las organizaciones que ya están sobre el terreno, en coordinación con la ONU, que tiene ahí personal, y para asegurarnos de que la gente recibe la ayuda que necesita y que podemos responder a cualquier emergencia adicional".

Otra de las opciones que baraja la Casa Blanca es proveer de armas a los rebeldes, dijo ayer su portavoz, Jay Carney. "Seguimos considerando ofrecer asistencia militar", dijo Carney, aunque insistió en que no se había tomado aún ninguna decisión.

"Si siguen adelante deberán responder de la violencia", advierte Obama

La OTAN puso ayer en marcha un operativo de vigilancia, con aviones-radar a gran altura AWACS, que controla la actividad en Libia las 24 horas del día. Esos radares volantes, que operan a una altitud indetectable desde tierra, son capaces de fijar la posición exacta de todos los objetivos militares fijos y móviles, y coordinar un ataque aéreo.

La semana pasada, Obama ya advirtió de que EEUU podría intervenir directamente en el conflicto para defender a la población civil o distribuir comida si la situación se deterioraba o se estancaba en punto muerto.

Ayer, la secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, instó a las autoridades de Libia a dar acceso al país a las agencias humanitarias. Amos insistió especialmente en la situación de Misrata, una ciudad "rebelde" de 300.000 habitantes donde "los civiles heridos necesitan ayuda urgente".

Petición a Naciones Unidas

Los países árabes del golfo Pérsico pidieron ayer a Naciones Unidas que se actúe para imponer una zona de exclusión aérea en Libia. "Pedimos al Consejo de Seguridad que se proteja a los ciudadanos libios, incluyendo para ello el establecimiento de una zona de exclusión aérea", dice el comunicado emitido ayer del Consejo de Cooperación del Golfo, que incluye a Arabia Saudí, Bahrein, Kuwait, Qatar, Omán y los Emiratos Árabes Unidos.

Por su parte, la UE prepara una ampliación de las sanciones al régimen de Gadafi para incluir a empresas y organismos públicos dependientes de Trípoli. Fuentes diplomáticas aseguraron que el trabajo está avanzado y que esta semana se congelarán los activos de organismos como la Autoridad de Inversión de Libia, con grandes activos en empresas europeas.