Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

El marido de la española asesinada en Colombia denuncia amenazas y pide protección

EFE ·08/03/2011 - 01:09h

EFE - El colombiano Farid Llinás Ariza, esposo de la española Irene Cortés Lucas, que murió asesinada en Barranquilla, habla por teléfonoel 3 de marzo de 2011, en esa ciudad de Colombia.

El marido de la española asesinada el pasado 2 de marzo en la ciudad colombiana de Barranquilla denunció hoy que ha recibido amenazas de la familia de la víctima, que lo acusa de planear el crimen, y pidió protección para poder regresar a España con sus hijos.

"Me dicen que me queda poco tiempo de vida, que me van a cortar el cuello. A mi madre, que vive en España, también la han amenazado", contó Farid Llinás Ariza, de 34 años, en una entrevista con Efe en Barranquilla.

Sostuvo que es "totalmente falso" que contratara a un sicario para asesinar a su mujer, Irene Cortés Lucas, de 30 años, como afirman los familiares de ella, y subrayó: "¿Cómo voy a mandar a matar a la mujer que amo?"

"Ellos (los familiares de Irene) no pueden tener más dolor que yo, ¿cómo les va a doler más su muerte a ellos que a mí?", añadió.

Cortés, madre de cinco hijos y residente en Vélez-Málaga (Málaga), llegó a Colombia el pasado 27 de febrero en compañía de su esposo, natural de este país, para disfrutar del popular carnaval de la ciudad caribeña de Barranquilla.

En la madrugada del 2 de marzo, la pareja y unos amigos fueron víctimas de un atraco en un bar del sur de Barranquilla, donde uno de los delincuentes disparó en el pecho a la española, quien murió poco después en un hospital de la ciudad.

El presunto asesino de Cortés, que se identificó como Brayan Darío Escorcia Blanco, fue detenido poco después gracias a las imágenes del atraco grabadas por las cámaras de seguridad del bar y pidió perdón por lo sucedido.

El segundo implicado en el atraco, un joven llamado Juan Carlos Guerrero, fue detenido también horas después.

Desde España, los familiares de Irene han denunciado con insistencia que ella viajó engañada a Colombia, que su marido planeó el crimen y "contrató a un sicario" para matarla.

Según los familiares de la asesinada, Irene y Farid tenían problemas desde que ella mantuvo una relación con otro hombre mientras él estuvo en prisión por tráfico de cocaína "y desde entonces le juró venganza".

Sin embargo, Llinás, que reside en España desde hace 10 años y se casó con Irene hace cinco, mantiene que fue ella quien insistió en ir a Colombia para conocer el carnaval de Barranquilla, a pesar de que él quería retrasar el viaje "porque no había dinero".

Además, asegura que en su momento perdonó la infidelidad cometida por su esposa y que ambos tenían muchos planes para el futuro, como llevar en las próximas vacaciones a París a los cinco hijos de Irene, dos de ellos fruto de su relación con el colombiano.

"Pienso volver a España muy pronto, en cinco o 10 días. Pido que las autoridades españolas protejan mi vida y mi integridad a mi regreso", dijo Llinás a Efe.

Reiteró que teme por su vida y por que sus hijos queden huérfanos de madre y padre.

Mientras, los trámites para repatriar a España el cuerpo de Irene, también condenada hace tiempo por tráfico de drogas, aunque recurrió el fallo, siguen su curso y son tramitados por el consultado español en la ciudad de Cartagena, vecina a Barranquilla.