Archivo de Público
Martes, 8 de Marzo de 2011

Patxi López cree que ETA no gobierna la izquierda abertzale

El lehendakari revela en Londres que algunos argumentos del recurso del Estado contra Sortu "están cogidos con hilos". El líder del PSE no quiere prejuzgar la decisión del Tribunal Supremo

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE ·08/03/2011 - 01:00h

El lehendakari Patxi López, al finalizar su intervención tras el comunicado de ETA, el pasado 10 de enero . humberto bilbao

Patxi López cree que la formación de Sortu ha sido un proceso autónomo de la izquierda abertzale sin interferencias ni imposiciones de ETA. El lehendakari no suscribe por entero el argumento central que han presentado la Abogacía del Estado y la Fiscalía al reclamar al Tribunal Supremo que Sortu no sea inscrito como partido legal.

En unas declaraciones realizadas ayer en Londres, López se expresó con la máxima cautela y no quiso opinar sobre cuál será la decisión que tome el Supremo. Sin embargo, sí fue muy claro al explicar que la izquierda abertzale ha emprendido un camino del que no hay precedentes: "Lo más importante de todo esto, y es una cosa a la que a veces no se le da excesiva importancia, es que ha sido la izquierda abertzale la que ha adoptado sus propias decisiones. Hasta ahora, lo que sabíamos es que la banda terrorista les imponía cada paso o evitaba que tomara otros. Ahora, por primera vez en su historia, es la izquierda abertzale la que autónomamente ha decidido su propio punto de inflexión".

No es aceptable pagar ningún precio político, asegura el lehendakari

El lehendakari tiene serias dudas sobre algunos argumentos jurídicos utilizados para intentar bloquear la legalización de Sortu. "Hay cosas que he visto en los papeles de la Abogacía del Estado que están muy cogidas con hilos", explicó. No dio muchos ejemplos de esta discrepancia, pero sí se refirió a la presencia de algún antiguo miembro de ETA entre el grupo de personas que presentó los estatutos de Sortu. A fin de cuentas, dijo, actualmente también hay antiguos miembros de ETApm en el PSOE y el PP.

El proceso exigido

La reflexión que hace López es más política que jurídica, entre otras cosas porque no pretende indicar al Tribunal Supremo la decisión que debe tomar. Plantea que el proceso iniciado por Sortu apunta en la línea de lo que precisamente se lleva décadas exigiendo a la izquierda abertzale: "En el fondo, ¿no era esto lo que desde el Estado le estábamos exigiendo a ese mundo? ¿No era que se integrara en la democracia? ¿No era que hiciera política sólo con las herramientas de la política?".

Sortu tiene que demostrar su compromiso ante la Justicia, señaló

El lehendakari comentó que el gran obstáculo jurídico, casi el único, que puede impedir la legalización de Sortu es que el Tribunal Supremo la considere "una formación heredera" de la antigua Batasuna.

Al mismo tiempo, opinó que los promotores del nuevo partido están dando los pasos adecuados. El único camino para Sortu es la integración en la democracia con todo lo que eso supone, incluido el respeto a la ley, explicó. "Y están empezando a ir en esa dirección y eso es una buena noticia para todos porque es lo que les habíamos exigido siempre". Después, precisó que el escepticismo de la sociedad está muy justificado por la frustración generada por las malas experiencias anteriores, con treguas que crearon expectativas que nunca llegaron a cumplirse. Todo tendrá que demostrarse con hechos, no sólo con discursos y estatutos: "Para empezar, tienen que demostrárselo a la Justicia".

El lehendakari no mostró mucho interés en otras peticiones de la izquierda abertzale, como la formación de mesas de diálogo dentro o fuera del Parlamento. Tampoco dio la menor importancia al trabajo que puedan hacer mediadores o facilitadores internacionales. Los dos puntos clave de su posición son que no se debe pagar ningún precio político por el fin de la violencia de ETA y que el centro del debate debe ser el Parlamento vasco.

En su opinión, los promotores del partido están dando los pasos adecuados

El futuro de Zapatero

En relación a la política española, López volvió a repetir que, a su juicio, la incertidumbre sobre el futuro de Zapatero puede perjudicar al PSOE en las urnas en la medida que oculta sus iniciativas políticas. Da igual de lo que hablen los dirigentes socialistas. Los medios de comunicación sólo destacan sus opiniones sobre la identidad del cabeza de lista del PSOE en las próximas generales: "Despejar eso sería bueno de cara a las elecciones autonómicas y locales, pero estoy convencido de que si despejáramos esto antes, en el caso de que (el candidato) no fuera Zapatero, empezaría la segunda parte: y ahora quién va ser. Sería un debate parecido".

López viajó a Londres para pronunciar una conferencia en la London School of Economics sobre la socialdemocracia y la defensa del Estado de bienestar. Hoy entregará en Oxford un difractómetro construido por la industria vasca.