Archivo de Público
Lunes, 7 de Marzo de 2011

EEUU se disculpa por la muerte de niños afganos

La OTAN ha causado una de cada cinco víctimas civiles

ANTONIO PAMPLIEGA ·07/03/2011 - 20:00h

Robert Gates, a su llegada ayer a la base militar de Bagram. - AP

Cuando la guerra de Afganistán está cerca de cumplir su décimo aniversario, la situación comienza a enquistarse. Y lo sabe hasta Robert Gates, secretario de Defensa de Estados Unidos, que ha llegado a Kabul para una visita sorpresa. Informado de la muerte, este fin de semana en un bombardeo de la OTAN, de nueve niños, Gates calificó el suceso de "retroceso" y pidió disculpas en nombre de la Casa Blanca. "Me rompe el corazón", afirmó. En el terreno, la violencia que vive Afganistán alcanza cotas inimaginables a estas alturas del conflicto.

Según la ONG Afghanistan Rights Monitor, el número de víctimas civiles se ha disparado en el último año. "En 2010, 2.421 civiles afganos han sido asesinados y unas 3.270 sufrieron algún tipo de heridas relacionadas con el conflicto armado. Esto significa que hubo una media de seis muertos al día y nueve heridos por motivo de la guerra. Estos datos deberían hacer reflexionar a las partes implicadas", subraya Samadi Ajmal, portavoz de la ONG.

Robert Gates califica de "retroceso" el bombardeo que mató a nueve menores

La mayoría de los civiles asesinados deben ser atribuidos a la insurgencia. "El 63% de las víctimas las han causados los talibanes o la insurgencia. Coches bombas, terroristas suicidas, asesinatos políticos o ejemplarizantes...", sentencia Ajmal. Sin embargo, las tropas de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) también son responsables. "Las fuerzas de la OTAN son responsables de más del 20% de las muertes de civiles. Es decir, que han asesinado a 512 civiles, en su mayoría mujeres y niños, y han causado cerca de 655 heridos", afirma Ajmal. "El año pasado se alcanzó un triste récord".

Uno de los principales motivos del incremento del número de civiles muertos son los constantes bombardeos aéreos llevados a cabo por las tropas internacionales. "Hemos pedido a la OTAN que minimicen al máximo las incursiones aéreas contra poblaciones civiles; pero nos ignoran. Estos ataques aéreos hacen más mal que bien. No pueden bombardear indiscriminadamente aldeas enteras alegando que allí se refugian insurgentes", afirma Mosa, de Afghanistan Rights Monitor.

De los 512 muertos que esta ONG atribuye a la ISAF, 217 se debieron a bombardeos aéreos. "Lo que ellos denominan daños colaterales lo llamamos asesinato", sentencia Ajmal.

La OTAN desoye las peticiones de que minimice los ataques en zonas pobladas

"Hace unas semanas bombardearon una aldea en la provincia de Ghaziabad para acabar con 13 supuestos insurgentes; el problema es que asesinaron a 56 civiles, en su mayoría mujeres y niños. Y este fin de semana en el valle de Nanglam confundieron a un grupo de niños que estaban recogiendo leña con insurgentes y los bombardearon. Resultado: nueve niños muertos. Así no se van a ganar los corazones ni las mentes de los afganos", comenta Mosa.

Según un informe presentado por el Gobierno de Hamid Karzai, la cuantía de daños por esos ataques asciende a diez millones de dólares. En compensación, la OTAN ha donado menos de dos millones. Bajo el mando del general David Petraeus, responsable máximo de la ISAF, se han intensificado los combates en las provincias sureñas de Kandahar y Helmand, las más beligerantes.