Domingo, 13 de Enero de 2008

La Guardia Civil busca a dos presuntos colaboradores de ETA en Francia

·13/01/2008 - 13:19h

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado buscan a Agurne Salterain Albisua y Oroitz Aldekoa-Otalora Iturriagaetxebarria, en paradero desconocido desde la detención del miembro 'liberado' de ETA Gorka Lupiañez Mintegi el pasado 6 de diciembre en Berriz (Vizcaya).

Éste fue detenido en un control de los Grupos de Acción Rural (GAR) de la Guardia Civil cuando caminaba con una mochila a la espalda. Dentro, los agentes encontraron un revólver de los robados por ETA en Vauvert, varios juegos de documentos de identidad y permisos de conducir con su fotografía, así como memorias portátiles de ordenador, tipo USB, y copias de CD, con instrucciones para las prácticas habituales de los comandos y la confección de bidonesbomba. Además, Lupiañez había recopilado información poco elaborada de ertzainas y un político del PP en el País Vasco.

Al parecer, el presunto etarra cruzó la frontera semanas antes para establecer una infraestructura que incluyese 'buzones' en el interior a los que pudieran acudir los comandos para recoger armas y explosivos sin necesidad de cruzar la frontera francesa, 'zulos' donde guardar explosivos, como el localizado en Biriatou gracias a su declaración y que se encontraba vacío, y una red de colaboradores, que podrían integrar los huidos Agurne Salterain y Oroitz Aldekoa-Otalora.

Cuatro días después de la detención de Lupiañez, los agentes registraron un caserío en Mendata y una vivienda y su trastero en Abadiño. Allí recogieron huellas que, tras ser analizadas, sirvieron para reconocer a los dos sospechosos que, según las últimas investigaciones podrían haber cruzado ya la frontera con Francia intentando engrosar las filas de 'liberados' de la organización terrorista.

Por su parte, fuentes de la investigación otorgan un papel relevante a Lupiañez dentro de la logística militar de la banda , el aparato conocido como ELOSA (Ekintza Logistika Saila-Dpartamento de Acción Logística), incluso consideran la posibilidad de que hubiese sustituido al que era su jefe directo, José Antonio Aranibar Armendoz, detenido el 2 de julio pasado cuando acababa de entregar una furgoneta-bomba a otros dos etarras que pensaban atentar durante el Debate sobre el Estado de la Nación.

Aranibar Armendoz era, según Interior, el jefe de 'acciones especiales' de ETA y realizaba tareas propias de la logística militar, proporcionando armas y explosivos a los comandos, incluido al desarticulado recientemente por la Guardia Civil, al que entregó la furgoneta-bomba con la que se cometió el atentado mortal contra la T-4. Sin embargo, aún no ha aparecido ninguna evidencia en la investigación que permita vincular a Gorka Lupiañez con ese grupo de cuatro 'legales', liderado por el detenido Martin Sarasola.

Noticias Relacionadas