Miércoles, 3 de Octubre de 2007

Chavela Vargas poco impresionada por el premio Grammy a toda su carrera musical

Agencia EFE ·03/10/2007 - 12:10h

Agencia EFE - Isabel Vargas Lizano, conocida como Chavela Vargas, aseguró que no le ha impresionado la reciente concesión de un Grammy latino en homenaje a su carrera musical. En la foto durante su despedida en México tras cumplir medio siglo de carrera artística. EFE

Después de recibir el cariño del público durante cuarenta años, Isabel Vargas Lizano, mejor conocida como Chavela Vargas, aseguró que los premios se los ha otorgado el público, por lo que no le ha impresionado la reciente concesión de un Grammy latino en homenaje a su carrera.

"Ya tengo uno de los premios más grandes que se dan y sólo una mujer lo tiene en América, que soy yo: la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica", se enorgulleció la cantante, entrevistada por Efe en una de las pocas ocasiones que abre las puertas de su actual residencia en México, cuya ubicación prefiere no hacer pública.

La inconfundible voz de clásicos como "Luz de luna" y "Volver, volver" recibió en 2001 esta distinción, una de las más elevadas que concede el Gobierno español.

"Después de eso me tienen sin cuidado muchísimas cosas, 'premiecitos' que son las disqueras (compañías discográficas) las que los trabajan para que sus artistas sean famosos, eso no tiene ningún chiste", afirmó la veterana voz de la música mexicana.

El galardón a toda una carrera que otorgan los Grammy Latinos le ha sido concedido también en esta edición al cantante melódico Alberto Cortez y al legendario intérprete de boleros Lucho Gatica.

Chavela agradeció la concesión del premio, que le será otorgado el próximo 8 de noviembre en una ceremonia en Miami, a la que no ha confirmado asistencia por el momento.

"Estoy un poco 'destanteada', como que no entiendo la cosa. ¿Me lo dan ahora, después de 40 años?", se preguntó la cantante, de 88, quien añadió que a ella los premios se los ha dado el público y no las discográficas.

"Las disqueras no me han dado nunca nada, pero ni un disco de lata, así que no tengo porqué sorprenderme y agradecerles muchísimo. ¡Si lo tengo requeteganado!", apuntó con contundencia.

Con decenas de discos a sus espaldas, la cantante, nacida en Costa Rica, es una de las voces más laureadas de Iberoamérica y ha cantado como pocos a los grandes compositores mexicanos, a quienes considera suyos.

"Álvaro Carrillo, José Alfredo Jiménez, Tomás Méndez, Gonzalo Curiel... esos son mis compositores. La manera de expresarse, de decir, de inventar", recordó.

De José Alfredo rememoró que escribía "en el cristal del coche, con la pintura de labios" y que "siempre estaba en las nubes".

Para ella, ya no hay compositores buenos y no hay nadie que le fascine con su canto "por el momento".

"Quizá, en un momento dado, llegue alguien que me abra el corazón y las entrañas con su voz", explicó, aunque mostró su preferencia por la joven cantante anglomexicana Lila Downs, con quien le une además una gran amistad.

"Ya no hay letras" lamentó, y criticó "esa porquería de 'la gasolina, la gasolina, la gasolina' (...), no hay poesía, no hay belleza", dijo en referencia al tema del reggaetonero puertorriqueño Daddy Yankee "Gasolina".

La cantante también cargó contra "esos sombrerudos que cantan", en alusión a algunas bandas del genero norteño mexicano, tocadas con una indumentaria que combina sombrero y botas de vaquero con camisas y adornos de colores brillantes.

Respecto a la próxima visita a México de sus amigos los cantantes españoles Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, con su gira conjunta "Dos pájaros de un tiro", Chavela afirmó que "claro" que le gustaría cantar con ellos.

"Son extraordinarios, estar en un escenario con gente de esa talla es maravilloso. Vamos a ver qué pasa, en esto no se sabe nunca", indicó.

"A Joaquín lo adoro, lo que pasa es que Joaquín no me quiere para nada", bromeó sonriente, respecto a la costumbre del cantautor español de mandarle mensajes de afecto "en un papel de una cantina por ahí tirado".

"Sabe lo que hace, y si no lo sabe lo disimula, es lindo", dijo Chavela respecto a su amigo Sabina.

Su retirada oficial de los escenarios fue con un concierto en la capital mexicana en 2006, pero volvió a subirse sobre las tablas en mayo de este año en Guadalajara (oeste de México), para presentar su ultimo disco, "Cupaima".

El nombre de "Cupaima" le fue dado a Chavela por un chamán indígena mexicano del pueblo huichol y significa "la última chamana o hechicera del pueblo".