Archivo de Público
Lunes, 7 de Marzo de 2011

Preguntas que no caducan

Los concursos culturales como Saber y Ganar' mantienen una audiencia fiel año tras año

 

ROCÍO PONCE ·07/03/2011 - 08:00h

ROCÍO PONCE - Jordi Hurtado es el presentador del concurso cultural más longevo de la televisión.

"Saber y Ganar podría estar eternamente en antena", afirma Sergi Schaaff, director y productor del programa (La 2). El espacio conducido por Jordi Hurtado es el concurso más longevo de la televisión nacional y acaba de cumplir 14 años.

Los concursos culturales han estado presentes en la parrilla prácticamente desde los inicios de la televisión en nuestro país. Sólo hace falta echar la vista atrás y recordar a Joaquín Prat en Un millón para el mejor para darnos cuenta de que han nacido y evolucionado con el medio televisivo. El formato ha sabido aprovechar todas sus posibilidades y adaptarse a las inquietudes de los espectadores año tras año.

Los espacios más especializados se emiten en las cadenas públicas

La programación actual ofrece concursos que van desde los más especializados hasta los más populares, que aderezan el formato puro de pregunta-respuesta con elementos de entretenimiento. Pasapalabra (Telecinco) es líder en su franja horaria con una media de dos millones y medio de espectadores gracias a "humanizar el juego con la presencia de personajes famosos", tal y como explica su director, Rafael Guardiola. Así se consigue romper la solemnidad que se achaca a este tipo de concursos.

El segundo formato que lleva más tiempo en antena es Cifras y Letras (Telemadrid, Canal 2 Andalucía y Asturias y Castilla-La Mancha Televisión), presentado actualmente por Goyo González. La fácil mecánica y la participación del espectador son, según el periodista, las claves de su éxito. Todos coinciden en que la audiencia sigue este tipo de programas por dos motivos: "Algunos espectadores se miden a sí mismos y otros tienen la inquietud de aprender", explica Francisco Rodríguez Pastoriza, profesor de Información Cultural y de Comunicación Audiovisual de la Universidad Complutense.

Trivial y Selectividad

"Sin un contenido ameno, el espectador rechaza el programa"

El nivel cultural de los contenidos de Saber y Ganar responde a las materias que se imparten en Bachillerato y en ocasiones a las de un primer año de carrera universitaria. "Admitimos también una cultura trivialera o popular, que es más divertida", explica el director del concurso.

A este respecto, el profesor Rodríguez Pastoriza opina que es difícil concebir un "programa entretenido y que a la vez tenga un alto nivel de contenido cultural". No está de acuerdo el director de Pasapalabra, que considera que la combinación del entretenimiento con la divulgación de conocimientos de cultura general "hace que los contenidos parezcan más sencillos, pero a la hora de la verdad hay que tener un gran nivel para convertirse en ganador". Lo que no se puede olvidar, recuerda, es que la televisión "no es una biblioteca", explica. Su argumento es que, si el contenido no se presenta de una forma amena, el espectador rechaza el programa.

Coincidencia o no, los programas más especializados se emiten en las cadenas públicas y los más comerciales encuentran su lugar en las cadenas privadas. "Si no estuviera la televisión pública nos quedaríamos huérfanos de programas como Saber y Ganar", explica su director. Schaaff considera que su millón y medio de espectadores se mantiene pegado a las pantallas porque han hecho del concursante el centro de atención, por su buena ubicación en la parrilla y porque sólo dura 30 minutos, lo que evita la pérdida de interés del seguidor.