Archivo de Público
Domingo, 6 de Marzo de 2011

Alonso no sabe perder

F1. En diez años, Hamilton es el único compañero que, con los mismos puntos, quedó por delante del español

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·06/03/2011 - 08:00h

Fernando Alonso no acostumbra a expresar sus sentimientos. Simplemente, los vuelca sobre la pista. En cada curva, en todos los circuitos, el español corre para ganar. Perder, ni ante su compañero de equipo. Lo dejó dicho para la eternidad el gran mito de la F1, Ayrton Senna: "El segundo es el primero de los perdedores".

Alonso cumplió el pasado viernes diez años en la élite del automovilismo en realidad son nueve temporadas, pues en 2002 no participó en el Mundial y sólo una vez acabó el campeonato por detrás del piloto con el que compartía escudería. Fue en 2007, tras un tormentoso curso en McLaren, cuando, pese a empatar a 109 puntos con Lewis Hamilton, el asturiano finalizó tercero por detrás del inglés, pues este acabó segundo una carrera más (cinco frente a cuatro).

Ni antes ni después de aquella temporada frustrante la guerra Alonso-Hamilton acabó sirviendo en bandeja el título a Raikkonen (Ferrari) el español ha finalizado por detrás de su compañero. En 2001, año del estreno en la F1, finalizar una carrera era un triunfo. Y el ovetense condujo su modesto Minardi hasta la meta en nueve de los 13 grandes premios. El brasileño Tarso Marques, a lomos del otro Minardi, sólo acabó seis veces.

Fisichella, hundido

Ya en Renault, en 2003 y 2004 batió a Trulli y en 2005 y 2006 ganó sus dos títulos mundiales y, como daño colateral, destrozó a su amigo Fisichella. Tras el paréntesis de McLaren, en 2008 regresa a la escudería francesa para vapulear a Piquet ese año y al siguiente, cuando el joven Grosjean sustituyó al brasileño con idéntica fortuna.

Finalmente, confirmado el aterrizaje de Alonso en Ferrari, las miradas señalaron a Massa, con el que había tenido varios encontronazos anteriores. El propio brasileño sacó pecho y se dispuso a plantarle cara al español. Una vez más, el asfalto dictó sentencia y Massa se vio en la humillante tesitura de dejarse adelantar por Alonso en Alemania. El asturiano le sacó 108 puntos. Ha nacido para ganar, no sabe perder.