Archivo de Público
Domingo, 6 de Marzo de 2011

Los sectores con más potencial de ahorro

España tiene margen para reducir su consumo energético en tres áreas clave: transporte, edificación y alumbrado. La industria, que supone un 31,9% del consumo total, ya ha hecho, en buena medida, sus deberes, dicen los expertos

A. M. V. ·06/03/2011 - 08:36h

01 - Transporte
Responsable del 40% del consumo

Esta actividad recibe un tercio de la inversión del nuevo plan de ahorro

El transporte supone cerca del 40% del consumo total de energía en España. Esta actividad, que, al igual que otras como la agricultura, la ganadería o el consumo doméstico, se ubica en la categoría de los denominados sectores difusos (aquellos cuyo consumo y emisiones de gases no pueden ubicarse en un punto determinado), es la que más ha impulsado el crecimiento de la intensidad energética del país (la energía utilizada para generar una unidad de PIB) entre 1980 y 2006. De ahí que un tercio de la inversión asociada al plan de ahorro que se aprobó el pasado viernes (375 millones de euros) esté relacionada con el transporte.

Según la última edición del Observatorio de Sostenibilidad de BP, publicado esta misma semana, el transporte por carretera permanece como uno de los que mayor margen de mejora tiene en términos de eficiencia energética en España: consume el 21,8% de la energía primaria y supone el 23,7% de las emisiones de CO2.

02 - Edificación
Un sumidero de recursos naturales

España no reguló el sector hasta 2006, al final del boom inmobiliario

La construcción y el uso de los edificios es un auténtico sumidero de recursos naturales: a escala global, es responsable del 25% de las extracciones de materiales de la corteza terrestre, del 30% del gasto energético y las emisiones de CO2, del 20% del consumo de agua potable y de entre un 30% y un 40% de la generación de residuos sólidos.

En España, su peso en el consumo final de energía ronda el 17%. En la categoría de edificación se incluyen tanto los recursos necesarios para fabricar los materiales de construcción, como para edificar los inmuebles, y hacerlos habitables durante su uso, por lo que también se incluye, por ejemplo, la energía consumida en los hogares.

Pese a su importancia, España no se ha dado prisa en regular esta actividad desde el punto de vista de la eficiencia energética. No lo hizo hasta 2006, cuando el
boom inmobiliario estaba cerca de su final, con la aprobación del Código Técnico de la Edificación.

03 -  Alumbrado
Margen para ahorrar cerca del 40%

En España, la iluminación representa un 17% del consumo eléctrico

La iluminación representa en torno a un 17% del consumo eléctrico en España (en Europa, la cifra llega al 20%), aunque, en términos de facturación para las eléctricas, su peso es mucho mayor: iluminar las carreteras y calles españolas costó en 2009 17.500 millones de euros, el 70 % de la factura eléctrica nacional. Aunque la industria tiene un peso mucho mayor en el consumo, disfruta de tarifas más bajas. Y los ayuntamientos no han destacado, hasta ahora, por su proactividad en la gestión de su ingente factura eléctrica.

Según la UE, el potencial de ahorro energético en el sector de la iluminación y el alumbrado se acerca al 40%. El plan de ahorro aprobado el pasado viernes ha apostado decisivamente por este apartado, al prever la sustitución masiva del alumbrado público, que en su mayoría será sufragado por el sector privado, a través de las empresas de servicios energéticos, que realizarán la inversión y cobrarán con parte de los ahorros obtenidos.

04 - Hogares
El coche, la principal partida

Cada familia gasta, de media, 900 euros al año en combustible

El gasto energético de los hogares obedece en un 56,2% al consumo de combustible del vehículo y el resto (43,7%), a los consumos relacionados con la vivienda. En este apartado, el reparto es el siguiente: un 46% corresponde al gasto en calefacción; un 20%, al agua caliente; un 16%, al consumo de los electrodomésticos; un 10%, a la cocina de alimentos; un 7%, a iluminación, y un 1%, al aire acondicionado.

El gasto promedio anual por hogar, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), es de 1.600 euros al año, de los que 900 euros corresponden al combustible del automóvil. Eso significa que al menos un 3,5% del presupuesto anual de las familias españolas se va a llenar el depósito, teniendo en cuenta que la renta media anual de los hogares es de 25.732 euros al año (el dato, último disponible, es de 2009). Previsiblemente, con el alza del combustible, el porcentaje subirá.