Archivo de Público
Sábado, 5 de Marzo de 2011

La columna de blindados que partió de Trípoli refuerza el cerco de Al Zauiya

EFE ·05/03/2011 - 16:11h

EFE - Un grupo de rebeldes libios con sus armas en Ras Lanuf, Libya. La columna de unos 35 carros de combate que partió hoy de Trípoli para completar el cerco de la localidad de Al Zauiya, a unos 92 kilómetros al suroeste de la capital, ha tomado posiciones y ha iniciado una nueva ofensiva sobre los milicianos sitiados desde ayer y donde las víctimas se cuentan por decenas. EFE/Archivo

La columna de unos 35 carros de combate que partió hoy de Trípoli para completar el cerco de la localidad de Al Zauiya, a unos 92 kilómetros al suroeste de la capital, ha tomado posiciones y ha iniciado una nueva ofensiva sobre los milicianos sitiados desde ayer y donde las víctimas se cuentan por decenas.

Según la versión de los residentes ofrecida por Al Yazira, los carros de combate han comenzado a disparar, aunque no han intentado acceder al interior, donde la defensa se concentra en la plaza de los Mártires, escenario de los combates mas violentos.

Con fuego de artillería y morteros los sitiados sufren un inclemente castigo, aunque esta mañana aseguraron que habían conseguido contener el avance.

El periodista Alaa al Zaui de la cadena Al Yazira indicó que dos brigadistas libios y otros dos mercenarios subsaharianos habían sido hecho presos en las últimas refriegas.

El nuevo despliegue en torno a la ciudad, completado por los cuatro puntos de acceso, impide cualquier maniobra de entrada o salida y sus habitantes carecen de suministro eléctrico y escasean los víveres y medicamentos, relataron los activistas rebeldes contactados por teléfono.

El general Jueildi al Humaidi, uno de los principales lugartenientes de Muamar el Gadafi, miembro de la junta militar que dio el golpe en 1969 y jefe del servicio de espionaje libio, dirige las operaciones que desde ayer han sometido a un cerco total la ciudad.

Al menos 70 personas, entre milicianos rebeldes y civiles, han muerto entre ayer y hoy en los combates y otras 300 personas han resultado heridas, según el director del centro de información de la oposición rebelde en Bengasi, Mohamed Salem Musa.

Los atacantes disponen además de las alturas de los edificios de la localidad, desde donde hostigan los movimientos de los milicianos e impiden la evacuación de los heridos y el reavituallamiento.

Durante todo el día los sitiados han lanzado llamamientos a todos los hombres armados de la ciudad para que acudan en defensa del reducto de resistencia mientras un par de centenares de vecinos buscaban refugio en una mezquita.

El activista Mohamed Qasem dijo a Al Yazira que las brigadas de seguridad de Gadafi han instalado barreras a unos 3 kilómetros del centro de la ciudad mientras que los centros hospitalarios no dan abasto para atender a los heridos.