Domingo, 13 de Enero de 2008

El Papa celebra la misa dando la espalda a los fieles

EFE ·13/01/2008 - 12:27h

EFE - El Papa Benedicto XVI durante la audiencia semanal de los miércoles en la sala Pablo VI del Vaticano, el 9 de enero.

El papa Benedicto XVI celebró hoy la Fiesta del Bautismo de Jesús bautizando a trece niños en la Capilla Sixtina, en una misa solemne en la que usó el antiguo altar pegado a la pared y por tanto dando la espalda a los fieles.

Por primera vez desde la reforma del Concilio Vaticano II un Papa volvió a dar la espalda a los fieles, aunque la celebración se desarrolló según el Misal ordinario, es decir el introducido por Pablo VI tras el Vaticano II y que "es y permanece" como la forma "normal" de la liturgia, según precisó el propio Pontífice cuando liberalizó la celebración de la misa en latín.

Hasta ahora se utilizaba un altar móvil, que se colocaba para la ocasión delante de la pared en la que Miguel Ángel pintó el "Juicio Final".

En ese altar ofició siempre Juan Pablo II y en el mismo ha oficiado Benedicto XVI en los dos años de su pontificado.

La Oficina de Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice precisó que se decidió utilizar el antiguo altar pegado a la pared del "Juicio Final" para "no alterar la belleza y la armonía de esta joya arquitectónica".

"Ello significa que en algunos momentos el Papa dará la espalda a los fieles y mirará a la Cruz", señaló el Vaticano, que subrayó que el Misal utilizado para toda la liturgia fue el "ordinario", es decir el salido del concilio que revolucionó la Iglesia Católica y la encaminó hacia el tercer milenio.

El Papa leyó la homilía en un trono colocado en la pared derecha y no en el centro de la capilla.

Benedicto XVI concelebró con el vicecamarlengo, el obispo Paolo Sardi, y el limosnero pontificio, el prelado Feliz del Blanco Prieto.