Archivo de Público
Sábado, 5 de Marzo de 2011

Marlaska encarcela a otros tres presuntos etarras

Admitien haber participado en dos asesinatos y en otros 12 atentados

PUBLICO.ES / AGENCIAS ·05/03/2011 - 11:06h

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha encarcelado a otros tres presuntos etarras tras haberles tomado declaración. Íñigo Zapirain, Beatriz Etxebarria y Lorena López formaban parte del 'comando Otazua' de ETA y fueron detenidos el pasado martes junto al jefe del comando, Daniel Pastor, a quien el juez envió también a prisión ayer. 

En su declaración ante la Guardia Civil, confirmada ahora en sede judicial, Zapiarain reconoció que el 'comando Otazua' participó en un total de 14 acciones terroristas.Entre ellos figuran los que costaron la vida al inspector de policía Eduardo Puelles en Arrigorriaga (Vizcaya) el 19 de junio de 2009 y al brigada del Ejército Luis Conde de la Cruz el 22 de septiembre de 2008 en Santoña (Cantabria), así como el perpetrado con una furgoneta-bomba contra el cuartel de la Guardia Civil de Burgos el 29 de julio de 2009.

Los presuntos etarras admitieron su participación en 14 atentados  

Tras interrogarles, el magistrado ha decretado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza por los delitos de integración en organización terrorista, tenencia de armas y explosivos y falsificación de documentos.

Pastor no se ratificó en esas manifestaciones ante el juez, ya que se negó a declarar después de reconocer que se había autolesionado en dos ocasiones durante su arresto porque tenía miedo de lo que le podía estar ocurriendo a su novia, Lorena López, arrestada junto a él el pasado martes.

Su actitud fue la que motivó que Grande-Marlaska ordenara en la mañana de ayer su traslado a la Audiencia Nacional para tomarle declaración de inmediato. Según las fuentes consultadas, Pastor negó haber sufrido torturas por parte de los agentes de la Guardia Civil que le han custodiado.

Tras su comparecencia, el juez imputó al detenido los delitos de integración en organización terrorista, tenencia de armas y explosivos y falsificación. Estas acusaciones se derivan de los doscientos kilos de explosivo encontrados en una bajera a su nombre en la localidad de Galdakao.

En el registro, se encontraron varios "tupper" para la confección de bombas-lapa 

En los registros practicados en la operación también fueron intervenidos un subfusil MAT con dos cargadores, una pistola Browning también con dos cargadores, un revólver Smith&Wesson calibre 38 con munición, cordón detonante y temporizadores con el anagrama de ETA.

Además, se encontraron varios "tupper" para la confección de bombas-lapa, varias ollas para la fabricación de artefactos explosivos, dos placas de matrícula vírgenes, radio-mandos y emisores de radio-control, documentación falsa de la Ertzaintza, permisos de conducir, DNI y tarjetas de identidad militar (TIM) del Ejército de Tierra.