Archivo de Público
Sábado, 5 de Marzo de 2011

Zapatero arenga a sus candidatos: "Se gana cuando se sale a ganar"

El presidente llama a eludir durante la campaña "el ruido que tanto contamina". Reivindica "la marca PSOE"

G. LÓPEZ ALBA ·05/03/2011 - 10:49h

No hubo sorpresa. La reunión extraordinaria celebrada por el Comité Federal del PSOE se zanjó en media hora y, en contra de la expectación creada por algunos medios de comunicación, sin ninguna novedad sobre el irresuelto debate sucesorio, aunque volvió a ser la comidilla de la calle Ferraz y aledaños.

Que no tocaba se confirmó desde primera hora en las notables ausencias, aunque algunas se justificaran por las adversidades climatológicas. Con las listas ya negociadas, fueron varios los barones que, como José Antonio Griñán, Guillermo Fernández Vara o Patxi López, prefirieron quedarse en sus territorios. Las candidaturas para las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo se aprobaron por asentimiento, con sólo dos abstenciones. Y el único que habló, durante diez minutos, fue José Luis Rodríguez Zapatero.

El secretario general del PSOE arengó a los suyos con algunas frases que, a pesar de su aparente obviedad, contenían mensajes de fondo. Así, consciente de la actitud de brazos caídos adoptada por algunos dirigentes que han interiorizado como inevitable la derrota, advirtió: "Se gana cuando se sale a ganar".

El irresuelto debate sucesorio volvió a planear en el ambiente

Esto, que no haría falta recordar, a los candidatos socialistas les "conviene tenerlo presente" en las actuales circunstancias, según su diagnóstico. Para insuflar ánimo, agregó: "Sabemos ganar al PP y a las encuestas". Y, para quienes precisan de una motivación extra, también les dijo: "Vamos a salir a ganar, más que por nosotros como partido, por el futuro de este país".

Zapatero aleccionó igualmente a los suyos para, durante la campaña electoral que ya es un hecho, "eludir el ruido que tanto contamina". Esta consigna fue interpretada por algunos como una referencia indirecta a que no se siga alimentando el debate sobre su posible sucesión. A ella se atuvieron las ministras Carme Chacón, Trinidad Jiménez y Leire Pajín, así como el resto de los asistentes a la reunión, que no hablaron del asunto o lo hicieron en términos que no daban pie a ningún titular periodístico. Pero la enésima prueba de que el ruido seguirá hasta que Zapatero se pronuncie la dio, desde Vitoria, el lehendakari Patxi López [ver recuadro].

El PP ataca; el PSOE, reforma

La apelación de Zapatero, sin embargo, no estaba dirigida a este asunto, sino a la campaña "enfangada" que prevé por parte del PP, según fuentes próximas al presidente del Gobierno. De hecho, la frase completa que dirigió a los candidatos socialistas fue: "Tengamos siempre en cuenta el criterio de los ciudadanos, buscad el debate, la palabra, las ideas, los argumentos, y eludid el ruido que tanto contamina". Y añadió: el PP, "a falta de proyecto, se va a dedicar a atacarnos".

El Gobierno y el PSOE, con él a la cabeza, se dedicarán a aplicar y explicar "las reformas y el acuerdo social con sindicatos y empresarios", en el convencimiento de que "en poco tiempo, van a dar frutos en la economía y en el empleo", un objetivo de país al que convocó a los gobernantes municipales y autonómicos.

El Comité Federal del PSOE aprueba por asentimiento sus listas para el 22-M

Frente a los temores por el rechazo electoral que pueden producir esas reformas, Zapatero se reafirmó en su necesidad: "Estamos haciendo la tarea necesaria para este país y su futuro. Aceptamos, cómo no, las críticas por lo que hacemos, pero hay algo que no nos podríamos perdonar a nosotros mismos y es no hacer las cosas que tenemos que hacer, los cambios que necesita España".

Las "credenciales" del PSOE

Por eso, según dijo, no van "a dejar de hacer una sola reforma necesaria para este país". Y, agregó, no van "a esconder la cara ante ningún nuevo problema, como ahora con el encarecimiento del petróleo, o con el proceso que se está viviendo en el mundo árabe hacia la democracia", en donde España está como país y va "a estar, apoyando en primera línea".

Esta es, según destacó, la esencia del socialismo, el ADN del PSOE, que reivindicó como "marca". "Nuestra marca, la marca PSOE, se resume en tres palabras: modernización, solidaridad y derechos", enfatizó.

Sus "credenciales" son las de "un proyecto de largo alcance" que ha sido "pilar del desarrollo democrático de España" y es "garantía del Estado del bienestar". Y no sólo eso. También, según su relato, "lidera el avance en modernidad y en derechos; es favorecedor de la convivencia entre todos los ciudadanos y territorios; decisivo en la eficaz lucha para terminar con el terrorismo, y siempre comprometido con España".

"Nos debemos explicar", dijo a sus candidatos, pues esos son los motivos y argumentos "que dan sentido" a toda su acción política. Esta la resumió en una sola frase: "Somos el gran proyecto social y modernizador de España".

"No vamos a dejar de hacer una sola reforma necesaria", asegura el presidente

Con este argumentario, pidió a los candidatos socialistas que "todos" participen de la defensa y reivindicación de las reformas que impulsa el Gobierno. "En esta campaña electoral señaló vamos a defender las reformas para una economía productiva y sostenible, el acuerdo social y el Estado del bienestar. Vamos a centrar nuestra acción y nuestro discurso en las expectativas más apremiantes para los ciudadanos", empezando por el empleo y la cohesión social.

Entre la campaña y el relevo

A los que andan con el ánimo alicaído, les recordó que se han celebrado 31 campañas electorales desde la recuperación de la democracia. "Ninguna de ellas ha sido fácil, tampoco lo será esta. Pero siempre hemos salido con toda la determinación y todo el coraje", les recordó.

Lo que espera como secretario general del PSOE es que, a partir de ahora, "todas las federaciones y agrupaciones del PSOE se pongan a punto, con la máxima intensidad y con toda la energía" para afrontar el 22-M.

La máxima atención, y buena parte de las energías, seguirán sin embargo concentradas en la incógnita sobre su candidatura en 2012. Tachada del calendario la fecha, todas las miradas se proyectan ahora hacia el 26 de marzo o el 1 de abril, para cuando se prevé una nueva convocatoria del Comité Federal.