Archivo de Público
Sábado, 5 de Marzo de 2011

La izquierda abertzale, EA y Aralar critican los arrestos

Reclaman al Gobierno que no haya más detenciones durante el "proceso resolutivo del conflicto"

G. M. ·05/03/2011 - 00:18h

EFE - Representantes de las organizaciones que critican las detenciones, ayer, en San Sebastián.-

Representantes de la izquierda abertzale ilegalizada, Aralar, EA y Alternatiba hicieron público ayer un manifiesto junto a otras organizaciones en el que reclaman al Gobierno que no haya más detenciones durante el "proceso resolutivo del conflicto". "Es inadmisible", dijeron.

Estas formaciones comparecieron en San Sebastián para mostrar además su "solidaridad" con los cuatro supuestos miembros de ETA detenidos en Vizcaya el pasado martes y también con los siete jóvenes recientemente arrestados en el País Vasco francés por una euroorden de la Audiencia Nacional, que les acusa de pertenecer a la formación juvenil ilegalizada Segi.La izquierda abertzale ilegalizada, Aralar, EA y Alternatiba consideran que el Gobierno debe cambiar su actual estrategia, adaptarla y dar "pasos" acordes al escenario de alto el fuego "general, permanente y verificable" abierto por ETA el 10 de enero.

"Pensamos que es inadmisible que haya detenciones y torturas en un proceso resolutivo de un conflicto. No aceptaremos que en Euskal Herria se realicen más detenciones por razones políticas, ni situaciones como la incomunicación, ni la aplicación de la más brutal violencia con objetivos políticos. La tortura tiene que desaparecer para siempre", exigen en el manifiesto presentado.

En la comparecencia en San Sebastián, además del líder de EA en Guipúzcoa, Iñaki Agirrezabalaga, la representante de la izquierda abertzale Agurne Barriuso y el dirigente de Aralar Ernesto Merino, participaron miembros de Alternatiba, del Movimiento Pro Amnistía, de Torturaren Aurkako Taldea (TAT), así como de los sindicatos vascos EHNE, ESK, Hiru, LAB y STEE-EILAS, informa Efe.

Según su análisis, el Ejecutivo no puede seguir actuando como si ETA no hubiera declarado un alto el fuego "general, permanente y verificable" porque, a su juicio, esa estrategia no permite avanzar hacia un escenario de paz definitiva y normalización política.En su declaración, acusaron al Gobierno español de emplear "una violencia extrema" para "asfixiar la ilusión que florece en Euskal Herria" a raíz de los "anuncios realizados por la organización ETA". Así, le reclamaron al Ejecutivo que, "de una vez, cambie las políticas represivas y avance hacia la resolución del conflicto", poniendo punto final a las "detenciones" y a los casos de "torturas". "Que dé los pasos que le corresponden -añadieron- para alcanzar un escenario de paz y democracia".

Los firmantes del manifiesto anunciaron que, por su parte, darán "nuevos pasos" y tratarán de "multiplicar su compromiso" hasta lograr que el Gobierno decida cambiar de estrategia y cesar los casos de "torturas y detenciones".