Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

La espantada de Laporta agrava la crisis independentista catalana

El fundador de Solidaritat negocia con ERC tras fracasar el intento de una gran coalición

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS ·04/03/2011 - 22:00h

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS - El hasta ahora líder del Solidaritat Catalana per la Independència, Joan Laporta, en un mitin en Valencia. j. navarro

La ruptura de Joan Laporta con Solidaritat per la Independència (SI), la pequeña coalición con la que obtuvo contra pronóstico hasta cuatro escaños en el Parlament, ha exacerbado la crisis del sector independentista, donde renace la agitación apenas a tres meses de las municipales.

La efímera vida de Solidaritat, un artefacto electoral creado por iniciativa y a la medida del ex presidente del Barça, se produce no por azar tras el descalabro de Esquerra Republicana (ERC) en los comicios al Parlament, donde perdió la mitad de votos y escaños. Su base electoral fue literalmente diezmada por los efectos del giro soberanista de CiU bajo la gran resaca del Estatut.

Un partido huérfano

La interinidad de la cúpula de ERC alienta las conjeturas sobre el futuro del espacio ocupado tradicionalmente por el histórico partido de Macià, Companys y Tarradellas. El diputado y ex conseller Joan Puigcercós, que será relevado como secretario general en el próximo congreso, descartó el viernes que Laporta pase al grupo de ERC en el Parlament tras su divorcio de SI. Incluso aunque se incorpore a la coalición republicano-independentista para la alcaldía de Barcelona.

Laporta, que ha intercambiado duras acusaciones con sus ex socios Alfons López Tena y Uriel Bertran, negociará en los próximos días su inclusión en la lista de ERC-Reagrupament, partidos a lo que en su día rechazó para fundar su propia marca (Democràcia Catalana) y formar por su cuenta el triunvirato de Solidaritat. El martes resolverá su situación en el Parlament, sea en el propio subgrupo de Solidaritat o como electrón libre en el espacio del hemiciclo.

Aunque casi nada es seguro tratándose del ex presidente del Barça, que confiesa su desconocimiento y hasta aversión por la mecánica de partido, Laporta figurará probablemente como número dos junto a Jordi Portabella. El concejal de ERC ha dejado claro que el presidente de un partido que se incorpora a su candidatura tiene que tener un puesto de elección segura. Esto supone ir de número dos o tres, ya que el cuarto puesto es para Reagrupament. Portabella asegura que el fichaje del ex presidente del Barça "no cierra el tercer espacio" independentista que ERC quiere aglutinar con el fin de disputar a CiU y PSC la victoria el 22-M bajo la bandera del soberanismo.

Laporta ha explicado que su salida de SI obedece a la decisión de sus socios de concurrir en solitario a las urnas para disputar desde fuera el espacio de ERC, incluso si nadie obtuviera concejales. Laporta sostiene que pretender hacer desaparecer a ERC es irreal y ha defendido hasta el fin la gran coalición entre todos los independentistas.