Domingo, 13 de Enero de 2008

La argentina Lucía Puenzo reivindica la diferencia en su premiado debut "XXY"

EFE ·13/01/2008 - 11:57h

EFE - La realizadora argentina Lucía Puenzo, en una imagen de archivo.

El cine ha ido conquistando paulatinamente la vocación de la escritora argentina Lucía Puenzo, hija y hermana de cineastas, encumbrada en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes con su debut en el largometraje, "XXY", la historia de una adolescente hermafrodita que debe decidir su identidad sexual.

Con el beneplácito de la crítica internacional, la cinta hispano-argentina "XXY" desafía al espectador a través de un personaje cuya diferencia desmantela todo precepto social y que ha llegado este fin de semana a las salas españolas.

"Llegué a esta historia antes incluso de que fuera escrita", apunta a Efe Lucía Puenzo, quien ha adaptado en su debut cinematográfico el relato corto "Cinismo" de Sergio Bizzio, su pareja sentimental, tras obsesionarse con "un personaje tan seductor" como el que protagoniza este largometraje, representante de Argentina en los Oscar de Hollywood y candidato al Goya a mejor película hispanoamericana.

Alex -Inés Efron- es una joven hermafrodita de 15 años que lucha junto a sus padres -interpretados por Ricardo Darín y Valeria Bertucelli- por mantener su propia libertad de decisión ante la peligrosa fascinación que produce en su entorno.

La atracción que surge entre Alex y el hijo de unos amigos de la familia se torna en presión social, que apremia a la joven hermafrodita a la hora de tomar una decisión en cuanto a su identidad sexual.

A través de este personaje, la escritora argentina refleja "una versión exacerbada de todas las dudas y miedos por los que pasa un adolescente o cualquier persona en un momento de despertar vital".

Aunque para la directora lo realmente importante es la posibilidad de mostrar a personas "capaces de involucrarse en un plano afectivo con alguien que se sale de la norma", destaca esta cineasta debutante, que ha pasado de la palabra escrita al guión cinematográfico antes de llegar a la dirección.

Una opresión la que viven estos tres personajes que Puenzo sitúa de forma paradójica en un lugar como el balneario de Piriápolis (ubicado al suroeste de Uruguay), un espacio abierto y paradisíaco al que huye la familia de Alex desde Buenos Aires y que la directora retrata con tenue luminosidad y esquinados encuadres.

La casualidad hizo que la joven actriz Inés Efron se convirtiera en la protagonista de "XXY". A pesar de vivir a menos de diez calles de distancia, el encuentro entre ambas llegó tras la recomendación de un amigo común en París, y fue en su cuerpo y en su rostro donde Puenzo encontró el modo de mostrar "todos los miedos y la complejidad de sentimientos" que viven personas como Alex o como el personaje que encarna Ricardo Darín.

Su experiencia como guionista junto a directores "terriblemente distintos entre sí", entre los que se encuentran Marcelo Piñeyro o su padre Luis Puenzo -responsable de cintas como "La historia oficial" o "La puta y la ballena"-, le ha permitido "aprender a buscar entre todas las miradas cinematográficas" la suya propia, que se tomará forma con su nuevo proyecto, la adaptación de su propio relato "El niño pez".