Archivo de Público
Viernes, 4 de Marzo de 2011

Nuria se revuelve

Felipe Vivancos se queda a dos centésimas del bronce en los 60 metros vallas

IGNACIO ROMO ·04/03/2011 - 18:00h

FRANCK FIFE / AFP - Nuria Fernández y Lindsey De Grande en la ronda de clasificación de los 1500 metros femeninos en el Europeo de atletismo de pista cubierta el 4 de marzo de 2011 en París.

Nuria respondió a la presión. La mediofondista madrileña, sujeto pasivo de dopaje según el auto de la operación Galgo, dio una lección de saber táctico en las semifinales de los 1.500 metros y se clasificó con suficiencia. Esta tarde (Eurosport, 17.15h.) correrá en la final con la responsabilidad de haber sido rescatada para el equipo por el propio presidente de la Federación, José María Odriozola, el hombre que ha cruzado el río en los últimos días para situarse al lado de los implicados en el caso de dopaje que investiga el Juzgado 24 de la Audiencia Provincial.

El equipo español comenzó mal. Ayer por la mañana se asestaron, en frío, dos golpes duros a la moral del equipo. Onyia, la vallista que regresa tras dos años de sanción por dopaje, cayó eliminada en primera ronda. Todo indica que compitió lesionada.

El segundo mazazo llegó en longitud. Eusebio Cáceres, 19 años, una de esas raras joyas que ha encontrado el atletismo español, quedó fuera de la final por cinco centímetros. Saltó 7,83 metros. Sí estará hoy en la final el español de origen cubano Luis Felipe Méliz, que saltó 7,94.

Lo mejor, por inesperado, lo puso Felipe Vivancos, el vallista de Ibiza. Ganó su semifinal de 60 metros vallas con 7.56, el segundo mejor crono de los participantes. En la final, el pitiuso fue cuarto, con 7.59."Ha salido muy bien" señaló a Público Javier Moracho, excampeón europeo de 60 metros vallas, "y ha atacado el primer obstáculo muy bien, pero ha golpeado la tercera y la cuarta valla y ahí se le han ido las medallas".